Acusa Chile a Evo Morales de “distorsionar” el pasado y el presente

El gobierno chileno acusó hoy al presidente boliviano Evo Morales de “distorsionar” el pasado y el presente y lamentó las declaraciones del gobernante respecto que Chile es un “mal vecino” de Bolivia.
 
La cancillería chilena señaló en un comunicado que Morales entregó este viernes, en el marco de la celebración boliviana del Día del Mar, y al igual que el año pasado, “una versión interesada de la historia que distorsiona el pasado y el presente”.
 
Indicó que el gobernante boliviano utilizó “expresiones ofensivas” y realizó “cargos infundados” que son contrarios a la buena vecindad que en su discurso reclama y que Chile ha ofrecido.
 
“Chile lamenta profundamente que el presidente Morales no haya siquiera mencionado el diálogo bilateral y que persista en una estrategia judicial sin fundamentos y alejada de la realidad”, se subrayó en el texto.
 
El comunicado se emitió después de que Morales durante un acto en La Paz dijo que la mediterraneidad boliviana tiene un impacto negativo en la economía de su nación y aseveró que Chile, “un país que se proclama moderno y democrático”, sembró la frontera con Bolivia con minas.
 
“Chile no puede continuar siendo un mal vecino”, acotó el jefe de Estado boliviano, quien agregó que el gobierno chileno “no nos cansará con su actitud distraccionista y dilatoria”.
 
Bolivia perdió su acceso soberano al océano Pacífico en manos de Chile en la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883) y por decenas de años ha reclamado en foros internacionales que este país le regrese su cualidad marítima.
 
Chile, que según un tratado vigente debe contar con la aprobación de Perú en un eventual acuerdo con Bolivia, ha estado dispuesto a dialogar sobre este tema con la nación altiplánica, pero no ha considerado la posibilidad de ceder soberanía.
 
La cancillería chilena recordó que el tratado de 1904, que fijó los límites entre Chile y Bolivia, “ha sido cumplido y respetado por las partes y está plenamente vigente”.
 
En cuanto a las disposiciones de la Constitución boliviana relativas a la reivindicación marítima, “es un deber recordar que éstas carecen de obligatoriedad para Chile, le son inoponibles y contravienen las normas básicas del Derecho Internacional”.
 
“La comunidad internacional debe estar atenta al precedente que significa la pretensión de cuestionar acuerdos de límites y las consecuencias que ella tendría para la estabilidad de las fronteras y el entendimiento entre las naciones”, acotó el gobierno chileno.
 
Fuente: Notimex

(1)