Cae la banda que mató a cuñados del líder del PRI

La Agencia Estatal de Investigaciones capturó a siete jóvenes, uno de ellos de tan sólo 15 años, que formaban parte de una célula del crimen organizado dedicada al secuestro y homicidio en la región citrícola y parte del área metropolitana.

Entre los casos que le adjudican a este grupo está el plagio y asesinato de dos cuñados del líder del PRI en Nuevo León, Sergio Alanís Marroquín.

Los detenidos son Juan Francisco Moreno Solís, alias El Cuate, de 23 años de edad; Irwin Cristian Elizondo Peñaflor, El Gato, de 21, y Jorge Alberto Suárez Treviño, El George, de 18.

También Jason Eduardo Perales Fuentes, de 20 años; Juan Francisco Barajas Ramírez, El Sascuach, de 22, y Ernesto Herrera Mendoza, El Alacrán, de 28, así como el menor Pedro Guadalupe, de 15.

Estos sujetos manifestaron que operaban bajo las órdenes de un líder de la delincuencia organizada apodado El Diablo, quien apareció ejecutado la tarde del miércoles en una brecha de Galeana.

El grupo delictivo circulaba por la colonia Las Sombrillas, en Santa Catarina, cuando fueron detectados por los ministeriales a bordo de una camioneta Toyota Hilux color plata.

“Circulaban por esta calle de Paseo de las Sombrillas. Se detectó que este vehículo tenía reporte de robo y fue como pudieron detenerlo e interceptar este vehículo donde viajaban estas siete personas”, expresó Jorge Domene Zambrano, vocero estatal en materia de Seguridad.

Además de teléfonos celulares, radioteléfonos e implementos tácticos, los presuntos delincuentes ocultaban en la pick up un verdadero arsenal.

“Dos (armas largas) AK-47, tres AR-15, una pistola calibre .25, una pistola calibre .45, 648 cartuchos y 24 cargadores”, dijo Dome en rueda de prensa en el edificio de la Policía Ministerial.

A esta célula criminal, según informes policiacos, la relacionan con al menos nueve secuestros, en siete de los cuales asesinaron a las personas plagiadas.

Entre estos casos se menciona el de los hermanos Fortino y Raúl de la Garza Cavazos, hermanos de la esposa del líder priista en Nuevo León, Sergio Alanís Marroquín.

Las víctimas fueron privadas de la libertad la mañana del 7 de mayo en el centro de Allende, donde eran dueños de una funeraria.

Sus cuerpos aparecieron tres días después en la cajuela de un vehículo robado, en la comunidad Las Cañas, tres kilómetros al sur de la cabecera de Montemorelos.

La autoridad no descarta que los detenidos tengan responsabilidad en más incidentes violentos, por lo que invitaron a la ciudadanía a acudir ante el Ministerio Público para denunciar.

“Para aquellos ciudadanos que pudieron haber sufrido una privación de su libertad por parte de este grupo, que hagan las denuncias, éstas las pueden hacer al 2020-4590”, puntualizó Domene Zambrano.

Fuente: notimex

(7)