Central de abastos, un negocio dudoso

La fallida central de abastos de la capital implica una serie de problemas que el actual gobierno heredará a la siguiente administración pues entre otras irregularidades la obra no concluyó a tiempo y tampoco el municipio ha cumplido el compromiso de construir un puente en la zona.

Justo hoy vence el plazo de construcción y los particulares que compraron al municipio un área de donación a fin de construir un centro de distribución no sólo incumplieron el plazo de obra sino que además podrían extenderse indefinidamente pues en marzo pasado, el ayuntamiento acordó eliminar la fianza de 500 mil pesos que debían pagar en caso de no terminar a tiempo.

El próximo gobierno también tendría que explicar por qué se vendió un área de donación -destinada originalmente a equipamiento urbano- en ocho millones de pesos cuando su valor comercial oscilaría entre los 13 y los 30 millones de pesos.

Y es que para construir la central de abastos, el municipio vendió a los particulares 27 mil 500 metros cuadrados a 290 pesos cada uno pero en una zona donde el valor catastral es de 150 pesos y el comercial va de los 500 hasta los mil 100 pesos.

“Los valores catastrales son para efectos fiscales mientras que el valor de mercado es el de la operación, en este caso cuando el municipio enajena un bien debe vender al valor del mercado”, explicó el regidor Joel Modesto Esparza quien opinó que es legal vender un área de donación porque el ayuntamiento así lo decidió.

Por otro lado, falta explicar el destino de los ocho millones de pesos que se obtuvieron por la venta del terreno, dinero que cuando se obtuvo se dijo que se usaría para mejorar el equipamiento urbano de la zona sur de la ciudad.

“Sin daño al municipio” Tanto el regidor Luis Ignacio Gutiérrez Reyes Retana como el director de Desarrollo Económico José Camacho Trejo Luna, coinciden en que la central de abastos no representaría un daño para el municipio pues se trata de una inversión netamente privada, pero eso tiene sus matices.

Por un lado, la colonia Caminera Nuevo Guanajuato ya se quedó sin área de equipamiento urbano, tan necesaria en esta zona.

Al vender el metro cuadrado en 290 pesos cuando los precios oscilan entre 500 y mil 100 pesos también representaría un mal negocio para el municipio.

Por si fuera poco, el terreno se donó al municipio para cumplir con la Ley de Fraccionamientos y se entregó una hectárea adicional con el compromiso de que el gobierno construiría un puente sobre el arroyo del Arco lo que mejoraría la vialidad en la zona.

Así que ahora la autoridad tiene que cumplir pues existe un convenio firmado, explicó la licenciada Teresa Sánchez Ricarte, presidenta de la asociación civil Colonia Caminera Nuevo Guanajuato.

La abogada aclaró que ella no está peleando con nadie y que sólo pide que se cumpla con la construcción del puente, señalando que la donación en total fue de tres hectáreas y media, esto de 35 mil metros cuadrados.

“No sé cuánto costaría el puente, pero bueno a ojo de buen cubero creo que costaría cerca de dos millones 500 mil pesos, una obra que sería muy benéfica pues ayudaría a mejorar la circulación vial no solo de la colonia caminera sino de otras siete colonias”.

Advirtió que si en vez de central de abastos se fracciona el terreno, “tendríamos que protestar, pero como le digo yo no me estoy peleando con nadie y creo que hay que esperar a que cumpla el municipio”, enfatizó la licenciada.

8mdp Ganó el municipio por la venta de 27 mil 500 m2 30 mdp Valor comercial que tendría el terreno

Fuente: notimex

(22)