En Japón los trenes van tan llenos que se contrata a personal ferroviario para meter a los pasajeros dentro.

El metro de Tokio es legendario por la forma en que la gente se “empaqueta” dentro de los vagones durante las horas pico. Un Train Pusher o oshiya, es el encargado de empujar a los pasajeros para que ocupen cada centímetro dentro del vagón durante las horas pico en las mañanas y por las tardes.

Se hace difícil de cerrar las puertas cuando el número de pasajeros es más del 200% de la capacidad de un tren, pero a menudo estos trabajadores se encuentran sobre las plataformas de los trenes que se encuentran con alrededor del 120% de su capacidad.

Cuando fueron llevados por primera vez a la estación de Shinjuku se les llamaba “los acarreadores de pasajeros”, y gran parte de estos eran estudiantes que trabajaban a tiempo parcial, actualmente el personal de la estación o trabajadores de tiempo parcial llenan estos papeles durante las horas pico.

(5)