EU reconoce ser el imán que produce el flagelo del narco

rex

El secretario de Estado de la Unión Americana, Rex Tillerson, reconoció que el consumo de drogas es uno de los responsables principales de la violencia en México, por la producción y traslado de narcóticos.

Recordó que casi 20 mil estadounidenses murieron por el consumo de opiáceos, en 2015, y unos cien mil mexicanos han fallecido desde 2006 por la violencia del narcotráfico.

En conferencia de prensa conjunta con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray,  y con el secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, Tillerson dijo que el problema requiere un plan de reducción de la demanda de droga en su país.

1677921

Debemos hacer algo al respecto, como estadounidenses tenemos que hacernos responsables y reconocer que éste es nuestro problema, parte esencial de la solución es impedir la llegada de las drogas”, manifestó.

Por su parte, el general John Kelly explicó que el tema fundamental de la reunión fue el modelo de negocios de los cárteles, y también reconoció que “somos el imán que produce el flagelo del narcotráfico, y sabemos que la factura se paga en gran parte en México, con violencia y muerte”.

En tanto, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, aseguró que las culpas mutuas entre Estados Unidos y México por el tráfico de drogas sólo fortalecen al crimen organizado, por lo que llamó a que en ambos países se trabaje con confianza y de manera conjunta para combatir “todos los eslabones” de ese negocio.

2017-05-19_02-05-55___347

El canciller destacó que en el encuentro se compartieron diagnósticos del negocio de las drogas en ambos lados de la frontera, y se encontraron coincidencias en la naturaleza del problema, “sobre todo en entender que tenemos que atacar de manera conjunta todos los eslabones de este modelo de negocios criminal”.

A su vez, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, expresó que en el combate al narcotráfico se requiere tener acciones firmes de ambas partes,  compartir información y alcanzar acuerdos que impidan el acceso al mercado de estas organizaciones.

El Financiero

(202)