Más de 70 muertos por presunto ataque químico en Siria

ataque

Más de 70 personas murieron el fin de semana en lo que se sospecha fue un ataque químico contra rebeldes que continúan atrincherados en el área de Duma, en Ghouta Oriental, en las inmediaciones de la capital siria, aseguraron diversas ONG.

La agencia de noticias Dpa indicó que esta información no pudo ser corroborada de manera independiente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, responsabilizó a las fuerzas del gobierno sirio de lo que calificó de “irracional ataque químico” y advirtió que “pagarán un precio alto”, pero no abundó en detalles.

En una serie de tuits, Trump culpó de lo sucedido a Rusia e Irán, aliados del presidente de Siria, Bashar Al Assad. “El presidente (Vladimir) Putin, Rusia e Irán son responsables del respaldo que dan al animal Assad”, escribió.

Sin embargo, Damasco y sus aliados rechazaron las acusaciones “fabricadas” de Washington.

En tanto, el cuerpo de voluntarios sirios, cascos blancos, que realiza operaciones en zonas controladas por rebeldes, aseguró en Twitter que un helicóptero lanzó en el área una bomba de barril, prohibida por organismos internacionales, y mató al menos 150 personas y dejó más de mil heridos.

2018-04-08_11-04-12___7784

Crítica internacional

El Papa Francisco condenó con fuerza el uso de armas químicas en Siria. “No hay una guerra buena y una guerra mala y nada puede justificar el uso de tales instrumentos de exterminio contra personas indefensas”, rezó Francisco durante el Ángelus, tras asegurar sus oraciones por las víctimas y sus familiares.

Instó a los responsables políticos y militares a poner en marcha una “negociación”. “Sólo eso puede lograr una paz que no sea la de la muerte y la destrucción”, agregó.

El presidente francés, Emmanuel Macron “condenó con la mayor firmeza los ataques químicos del 7 de abril contra la población de Duma en Guta Oriental”, anunció el Palacio del Elíseo en un comunicado.

Además, se comunicó con su homólogo estadunidense, Donald Trump y ambos acordaron “intercambiar información sobre la naturaleza de los ataques y coordinar una respuesta fuerte y común”.

Gran Bretaña estimó que “de confirmarse que el régimen utilizó otra vez armas químicas, será un nuevo ejemplo de la brutalidad de Al-Assad”.

La Jornada

(261)