Muere Sor Juana Inés de la Cruz, poetisa y escritora

sor

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana nació el 12 de noviembre de 1648, en San Miguel de Nepantla, Amecameca. La pequeña Juana Inés tenía tres años y había aprendido a leer, escribir y contar, lo que la había convertido en una niña prodigio.

Hija de un padre vasco y madre mexicana, la pequeña Juana fue criada por su abuelo materno Pedro Ramírez en la hacienda de Panoayan, donde demostró su amor e interés por las letras que ya la habían hecho pensar en asistir a la Universidad.

Luego del deceso de su abuelo, la joven escritora fue enviada, por orden de su madre, a la Ciudad de México, donde vivió con su hermana María Ramírez, esposa del acaudalado Juan de Mata.

Fue en la gran urbe donde Sor Juana estudió latín bajo la instrucción Martín de Olivas, quien quedó sorprendido al descubrir que la joven estudiante logró dominar la lengua en tan sólo 20 lecciones.

En los siguientes años, Sor Juana se dedicó a cultivarse a través de la lectura de obras de autores clásicos, griegos y españoles. Sin embargo, su condición como fémina la llevó, en 1664, a ingresar a la Corte como dama de compañía de la virreina Leonor María Carreto, marquesa de Mancera.

Durante ese periodo, el virrey escuchó algunos sonetos de la joven poetisa dedicados a su esposa, lo cual despertó la sorpresa del gobernante, quien hizo reunir a 40 letrados de todas facultades para realizarle un examen del que salió triunfante.

Como única salida a su situación de cortesana, Sor Juana ingresó al convento de San José de las Carmelitas Descalzas, no obstante, la severidad de las reglas la obligó a desertar tres meses más tarde, para ingresar a la orden de las jerónimas, en el convento de Santa Paula, donde profesó el 24 de febrero de 1669.

En este recinto, Sor Juana Inés de la Cruz hizo oficios de contadora y archivista, empero, la mayor parte de su tiempo lo dedicó al estudio y a la escritura, ejemplo de ello fueron sus más de cuatro mil volúmenes, mapas y aparatos de medición que albergó en su celda.

En 1671, la vida de la escritora, quien fungía como profesora, estuvo en peligro al enfermar de tifus, sin embargo, logró recuperarse.

El año de 1680 compuso “Arco Triunfal del Neptuno” alegórico de los virreyes recién llegados, los marqueses de la Laguna, el cual le valió fama y madurez en las letras, así como apoyos económicos para sus proyectos personales y conventuales.

 Su buena relación con la Corte le permitió escribir más y en 1676 publicar algunos de sus villancicos que continuarían hasta 1691.

En 1690 Sor Juana escribió la conocida “Carta Atenagórica”, cuyo nombre original fue “La crisis de un sermón” y un año más tarde creó “Respuesta a Sor Filotea”, en la que plasmó varios datos autobiográficos.

Hacia el año de 1692, publicó el segundo volumen de sus obras, y escribió “Enigmas para la Casa do placer de las monjas portuguesas”.

Tres años más tarde, el 17 de abril de 1695 Sor Juan Inés de la Cruz nuevamente enfermó de tifus, pero esta vez no logró recuperase y murió.

Sus restos fueron sepultados en el coro bajo de la iglesia del templo de San Jerónimo, actualmente ex templo de San Jerónimo de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Universia México

(171)