Preservar El Orito, reto del nuevo alcalde

Urge delimitar la extensión del parque ecológico El Orito pues pese a ser un importante “pulmón” está semiabandonado. La actual administración no cumplió la promesa de cuidar el parque, pero sí convirtió un viejo camino minero en pista de atletismo al cubrirlo con arcilla.

El impedir el acceso en automóvil al parque no se cumplió, pues por la zona de la escuela de minas de la Universidad de Guanajuato se puede entrar a pesar del muro que se construyó.

La vigilancia policiaca en el parque es esporádica y sí frecuentes las fiestas en la zona en que hay asadores y mesas de concreto.

Carlos Israel Chávez, vecino de Las Teresas y quien ayer visitó El Orito, dijo que para él es tranquilo, y que nunca lo han agredido pese a que a veces va a correr cuando está por anochecer.

“Dicen que va a pasar por la zona el libramiento norponiente, eso no creo que sea conveniente pues acabaría con el parque”, señaló el vecino de las Teresas.

El exalcalde Nicéforo Guerrero, entre los compromisos para cuidar el parque, dijo que buscaría rehabilitar la presa local y tener agua para regar los árboles en tiempo de sequía pero no fue así.

Actualmente, pese a las intensas lluvias de la semana pasada, hay un número importante de árboles que parece que no soportaron la sequía; lo que tendría que verificar un especialista.

Parece difícil que en esta administración se haga algo para contrarrestar los efectos del abandono de El Orito, por lo que habrá que esperar para saber cuál es el interés que le dedica al parque el próximo ayuntamiento.

Fuente: notimex

(4)