Trump cesa a su secretario de Estado, Rex Tillerson

trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sustituyó este martes al secretario de Estado, Rex Tillerson, con el director de la Agencia Central de Inteligencia, Mike Pompeo, además de nombrar a Gina Haspel al frente de la CIA.

“Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio! Gina Haspel se convertirá en nueva directora de la CIA, y la primera mujer así elegida. ¡Felicitaciones a todos!”, dijo Trump en Twitter.

tillerson-trump-reuters

Trump ha asegurado que Pompeo continuará con el programa para volver a poner a Estados Unidos en liderazgo del mundo, “reforzando” sus alianzas, “enfrentándose” a los enemigos y “buscando la desnuclearización de la península de Corea”. “Su experiencia en las Fuerzas Armadas, el Congreso y como líder de la CIA le ha preparado bien para este nuevo cargo y pido su rápida confirmación”, ha aseverado Trump.

Por su parte, Pompeo se ha mostrado “profundamente agradecido” por su designación y ha destacado que el liderazgo de Trump “ha hecho a Estados Unidos más seguro”. “Estoy deseando representarle a él y al pueblo estadounidense ante el resto del mundo por la prosperidad de Estados Unidos”, ha afirmado.

La destitución de Tillerson representa el mayor cambio en el gabinete de Trump hasta la fecha y era esperada desde octubre, cuando surgieron reportes acerca de un desencuentro entre el mandatario y Tillerson, de 65 años, que dejó su cargo de presidente ejecutivo de Exxon Mobil para unirse a la administración.

2018-03-13t125555z_47500398_rc14b7c29e80_rtrmadp_3_usa-trump-tillerson.jpg_73367373

Horas antes del anuncio de Trump, Tillerson acababa de regresar de una gira interrumpida por África. Trump no dio explicaciones.

Trump socavó públicamente las iniciativas diplomáticas de Tillerson en numerosas ocasiones, incluido el lunes, cuando los comentarios del ya exsecretario de Estado sobre Rusia parecieron enfrentarse a los de la Casa Blanca.

Tillerson también pareció estar fuera de juego cuando Trump anunció la semana pasada que se reunirá con el líder de Corea del Norte.

  El Economista

 

(366)