A un año del doble feminicidio exigen justicia

karen

Familiares de la estudiante Karen Rebeca Esquivel de los Monteros, de 19 años, quien junto con Adriana Hernández Sánchez de 52, fue asesinada el 22 de septiembre del 2016, lamentaron que a casi un año del doble feminicidio no haya una sentencia condenatoria contra Fernando “N”, presunto homicida y para quien pidieron la “pena máxima” en prisión.

El juez de control pospuso para el 26 de septiembre la audiencia intermedia sobre el proceso penal que sigue contra Fernando “N”, debido a que su nuevo defensor de oficio solicitó al juez tiempo para evaluar el tipo de proceso (oral o abreviado) que más convenía a su cliente.

Me dedique toda una semana a prepararme psicológicamente y físicamente, para acudir a una audiencia que fue pospuesta”, lamentó Becky Espinoza de los Monteros, madre de Karen, quien en entrevista pidió la “pena máxima” para el presunto homicida de su hija, luego de que el lunes se suspendió la audiencia intermedia en los juzgados de Juicios Orales y de Control con sede en el pueblo de San Padro Barrientos.

La señora lamentó que el proceso no avance. Informó que en ocho meses se han realizado cuatro audiencias y en cada una de ellas Fernando tiene un defensor diferente, lo cual retrasa el proceso y la sentencia del caso.

KAREN ESQUIVEL- FOTO

Cabe recordar que el 22 de septiembre del 2016, Karen Rebeca Esquivel y Adriana Hernández Sánchez de 52 años de edad, desaparecieron del domicilio de la primera y tiempo después los cuerpos de ambas mujeres fueron localizados dentro de dos maletas, en el domicilio de Fernando “N” en la colonia El Tejocote.

El doble feminicidio provocó reacciones de enojo social y la movilización en redes sociales, de organizaciones civiles, colectivos en defensa de mujeres, madres de desaparecidos y vecinos de Lomas Verdes, que en Naucalpan exigieron, primero, la localización de Karen y luego justicia para ambas mujeres.

Becky Espinoza de los Monteros, madre de Karen, informó que al cumplir un año la muerte de su hija será recordada con una ceremonia religiosa, a la cual familiares y amigos acudirán vestidos con ropas blancas. Comentó que sabe bien que su hija no va a regresar, pero su muerte debe despertar una alarma entre los jóvenes quienes deben cuidarse y estar alertas por seguridad.

La Jornada

(41)