Urge FAO ayudar al Sahel para evitar crisis alimentaria

Países del Sahel, en África occidental, necesitan ayuda urgente para evitar una crisis alimentaria y proteger y restablecer los medios de vida de las comunidades que viven de la ganadería y la agricultura, alertó hoy la FAO.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) pidió al menos 69.8 millones de dólares de fondos adicionales para llevar ayuda a 790 mil familias vulnerables dedicadas a la agricultura y la cría de ganado.

Se calcula que al menos 15 millones de personas se encuentran amenazadas por la inseguridad alimentaria en el Sahel, debido en parte a un descenso localizado -pero significativo- de la producción agropastoril.

La cifra incluye a 5.4 millones de personas en Níger (35 por ciento de la población), tres millones en Malí (20 por ciento), cerca de 1.7 millones en Burkina Faso (10), unos 3.6 millones en Chad (28), 850 mil en Senegal (6), 713 mil 500 en Gambia (37) y 700 mil en Mauritania (22 por ciento).

En un comunicado, la FAO explicó que esta crisis que se avecina se debe a una combinación de factores.

Entre ellos citó la sequía, el descenso en la producción de cereales y su elevado precio, la escasez de forraje para el ganado, la reducción de las remesas de los emigrantes, la degradación del medio ambiente, el desplazamiento de la población y una pobreza crónica agravada por la crisis.

Señaló que el total de la producción cerealera en 2011 en el Sahel fue 25 por ciento más bajo que en 2010, pero hasta 50 por ciento menor en Chad y Mauritania.

Según la Red de prevención de crisis alimentarias (RPCA), un foro que incluye a gobiernos, donantes y otros actores involucrados en cuestiones de seguridad alimentaria en África occidental, además se ha informado de incrementos en el número de personas desplazadas en la región.

Se trata de 63 mil desplazados en internos en Malí que huyen del conflicto en la región septentrional del país, y más de 60 mil refugiados malianos en los países vecinos.

“Necesitamos actuar para prevenir un mayor deterioro de la situación de seguridad alimentaria y para evitar una crisis alimentaria y nutricional en plena regla”, advirtió el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

“Parte de la solución es mejorar el acceso de los campesinos y criadores de ganado a los mercados locales, potenciar el uso de productos locales y aplicar buenas prácticas de reducción de riesgos para reforzar su capacidad de resistencia”, añadió Graziano da Silva.

La FAO dijo que trabaja con sus socios para “evitar estar saltando de una crisis a otra”, salvando las vidas y los medios de subsistencia a través de dinero en efectivo, alimentos, insumos agrícolas y formación a las personas más necesitadas.

Además de planificar intervenciones para proteger y restaurar los medios de vida de los campesinos y las familias dedicadas al pastoreo y el agropastoreo, añadió el responsable de la FAO.

Desde 2010, se han destinado un total de 25.4 millones de dólares al Sahel a través de la FAO.

Según la organización, se necesitan al menos otro 75.4 millones de dólares para asistir a 790 mil familias vulnerables y al haberse movilizado ya 5.6 millones, existe una necesidad de cubrir los restantes 69.8 millones de dólares.

Informó que los donantes que han aportado ayuda para la región incluyen a Austria, Bélgica, Brasil, Estados Unidos, el Fondo central de respuesta a emergencias (CERF), Finlandia, Francia, Luxemburgo, España, Suecia, Suiza y la Unión Europea y su Oficina de Asuntos Humanitarios y Protección Civil (ECHO).

Fuente: Notimex

(10)