esponja

Investigadores han desarrollado un medicamento contra el cáncer al sintetizar moléculas de esponjas marinas. Los resultados prometen mejorar la eficacia de la quimioterapia.

El estudio realizado por la Universidad de Harvard, presenta la implementación de una nueva estrategia para acelerar la investigación de estas moléculas, incluida una prueba final en humanos.

Moléculas en esponjas marinas

Las halicondrinas son las moléculas descubiertas en especies de esponjas marinas en los años 80. Son capaces de combatir agresivamente los tumores tanto en ratones como en pruebas artificiales en células humanas.

Sin embargo, en los últimos 30 años, las halicondrinas fueron un recurso limitado, pues no podían cultivarse —a partir de esponjas— en una cantidad significativa. Además, existía una gran complejidad para sintetizarlas en un laboratorio.

En 1990, científicos japonenes pudieron fabricar artificialmente una de estas moléculas, llamada halicondrina B, pero con limitaciones parecidas.

No fue hasta el 2010 que lograron desarrollar un compuesto más simple, basado en la halicondrina B, que se convirtió en un medicamento para tratar el cáncer de mama avanzado.

Un fármaco esperanzador

Esta nueva investigación ha implementado métodos para producir un suministro grande de estas moléculas. Su gran proyecto es un fármaco resultado de la halicondrina: el E7130.

Éste es mucho más sencillo de producir y tienen una pureza de más del 99 %, lo cual es suficiente para realizar ensayos en ratones y en humanos.

Además, aún podrían haber más funciones esperanzadoras sobre el futuro de estas moléculas. Las primeras pruebas en ratones muestran que no sólo atacan a la célula tumoral, sino también podrían promover algunas células e inhibir otras para evitar que crezca un tumor.

Esto significa que las halicondrinas pueden funcionar en combinación con los medicamentos existentes. Así que las las posibilidades del éxito de la quimioterapia aumentan considerablemente.

Revista Muy Interesante