peticion

Israel prohibió ayer la entrada al país a dos congresistas estadunidenses, demócratas y musulmanas, poco después de que el presidente de EU, Donald Trump, presionara para lograr justamente eso.

El gobierno israelí llevaba días estudiando la situación de las legisladoras Ilhan Omar y Rashida Tlaib, pero sólo se decidió minutos después de que el mandatario republicano escribiera en Twitter que “Israel mostraría una gran debilidad si permitiera la visita de las representantes”.

Trump argumentó en la red social que Omar y Tlaib “Odian a Israel y a todo el pueblo judío, y no hay nada que pueda decirse o hacerse para que cambien de opinión”.

Pocos minutos después de ese mensaje, el secretario israelí de Interior, Arie Deri, anunció la prohibición de la entrada a ambas miembros de la Cámara de Representantes de EU, en una medida que aseguró que se tomó conjuntamente con el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, y el titular de Asuntos Estratégicos, Guilad Erdan.

La Secretaría de Interior argumentó que la visita de ambas “se trataba de una actividad de boicot contra Israel”, y agregó que consideran que las congresistas demócratas usan su visibilidad para “apoyar las organizaciones de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) que llaman a boicotear a Israel”.

Netanyahu se sumó a esta teoría, y acusó a Omar y Tlaib de “querer hacer daño a Israel” y defendió que su país “está abierto a recibir críticas” menos cuando se trabaja “para imponer boicots sobre Israel”.

Las dos afectadas debían visitar Irsrael el domingo, y además, Tlaib pensaba quedarse unos días más en Cisjordania porque allí vive una abuela suya. Omar calificó la decisión de “afrenta”, mientras Tlaib consideró que “es una señal de debilidad”.

La Crónica