ahumada

Este domingo luego de que un juez en Argentina ordenó la liberación del empresario Carlos Ahumada, en la casa de éste en la Ciudad de México, delincuentes robaron un par de cajas fuertes y documentos.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Carlos Ahumada explicó que fue ayer por la tarde cuando su hogar en San Ángel, en la capital de México, fue hurtada; sin embargo, consideró que los ladrones fueron de manera directa por las cajas fuertes y no por otros objetos de valor.

“Debieron haber sido varias personas porque se llevaron cajas fuertes, sobre todo una que es grande, otra la arrancaron de la pared, fue un asalto raro porque, así como se llevaron las cajas fuertes donde había cosas de valor, llama la atención que en la habitación de Emiliano había relojes a la vista y no se lo llevaron y en otro lado había cosas significativas y no se las llevaron”, dijo.

El empresario, que se encuentra en Argentina a la espera de una posible orden de extradición por parte de las autoridades mexicanas, comentó que uno de sus hijos le informó del hurto y le envió fotos y videos de cómo quedó su hogar luego del atraco.

Lamentó que su familia sea objetivo de lo que consideró como un nuevo atentado y solicitó a las autoridades esclarecer los hechos.

“Fue y es lamentable que una vez más hayan atentado contra mi familia y ojalá las autoridades puedan esclarecer el hecho y den con los responsables. Es vergonzoso que con lo que estamos viviendo además se atrevan, no sé qué tipo de personas, haber realizado ese asalto en la casa en la que viven mis hijos”, comentó Ahumada.

Al ser cuestionado sobre su actual situación jurídica, el empresario detalló que está a disposición del juez, ante el cual fue presentado el pasado sábado cuando fue detenido en el aeropuerto internacional Aeroparque Jorge Newbery, de Buenos Aires, Argentina, y la única restricción que tiene es de no salir del país.

Detalló que el juez argentino está a la espera que de que en el periodo de 30 días el Gobierno de México ratifique o no la orden de extradición, pues “la justicia argentina no tiene nada contra mí”.
Sobre los 100 mil dólares en efectivo con los que fue arrestado, aclaró que eso fue por las operaciones que hace en efectivo en la industria de los parques fotovoltaicos, a la cual se dedica.

Aseguró además que en comparación con México, en Argentina no es inusual, sino común, que se realicen negocios en dólares en efectivo ante notario y no hay sanciones por ello.

Excélsior