jitomate

En los últimos minutos de ayer, organizaciones de productores y exportadores mexicanos de tomate o jitomate lograron un acuerdo con el Departamento de Comercio de Estados Unidos con el que a partir del 19 de septiembre quedará eliminada la cuota compensatoria de 17.56 por ciento que pagan desde hace más de tres meses, informó Mario Robles, director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas de Sinaloa (CAADES).

A cambio, los tomateros mexicanos terminaron por aceptar que las autoridades estadunidenses revisen en la frontera 92 por ciento de los camiones donde trasladen los jitomates, con el fin de verificar su calidad.

Ambas partes acordaron también incrementar los precios de los llamados tomates de especialidad y los tomates orgánicos. En este último caso se venderán 40 por ciento por arriba del precio del jitomate convencional.

De la parte nacional, participaron en el acuerdo la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC), la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES), el Consejo Agrícola de Baja California (CABC), el Sistema Producto Tomate Nacional (SPTN) y la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui-Mayo (APHYM).

José Antonio Cruz, productor de tomate de Sinaloa, el cual estuvo presente en las negociaciones, señaló a La Jornada, desde Washington que aunque “no todos quedan conformes” con el referido acuerdo, la industria mexicana del tomate podrá estar en el mercado de Estados Unidos, el cual hemos construido con mucho esfuerzo en los más de 20 años que lleva este acuerdo que se renueva cada cinco años”.

Los productores de tomate habían advertido que de continuar el arancel de 17.56 que comenzó a aplicar Estados Unidos al producto mexicano desde el 7 de mayo pasado, muchos exportadores, especialmente los más pequeños no podrían soportan la carga impositiva. Señalaron que las exportaciones a Estados Unidos ya habían decrecido en 30 por ciento.

La Jornada