trump

El presidente de EU, Donald Trump, aseguró este miércoles que no ejerció “ninguna presión en absoluto” sobre su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, para que investigara al exvicepresidente Joseph Biden durante una llamada telefónica, un tema por el que la oposición demócrata quiere someterle a un juicio político.

“No hubo ninguna presión en absoluto (…). Esta es la mayor caza de brujas en la historia estadounidense, algo vergonzoso”, dijo Trump a los periodistas durante una reunión en Nueva York con líderes latinoamericanos sobre Venezuela.

Justo antes de sus declaraciones, la Casa Blanca había publicado una transcripción de la llamada que Trump mantuvo con Zelenski en julio pasado, que demuestra que el mandatario estadounidense pidió varias veces al ucraniano que investigara a Biden.

“Tal y como lo habían presentado ustedes, parecía que iba a ser una llamada del infierno, pero ha resultado ser una llamada de la que no sale nada”, incriminatorio, insistió Trump desde Nueva York.

Según la transcripción, Trump dijo a Zelenski que “sería maravilloso” que el fiscal general ucraniano pudiera investigar al hijo de Biden y la posibilidad de que el exvicepresidente, ahora aspirante presidencial demócrata, “detuvo una acusación” que podría haber afectado a su familia.

Aunque Trump habla de ello como un “favor” que le pide a Zelenski, la transcripción de la llamada no hace referencia a uno de los puntos clave en la acusación demócrata: que Trump bloqueó fondos de asistencia estadounidense a Ucrania como medida de presión para que Kiev investigara a Biden.

Sin embargo, la Casa Blanca subrayó que la transcripción no es textual y que está basada en las “notas y recuerdos” de funcionarios del Gobierno estadounidense.

El Heraldo