claudia

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que su administración investiga a 12 exfuncionarios más de la Secretaría de Finanzas relacionados con un presunto desfalco por 150 millones de pesos.

Dijo que existen varias carpetas de investigación abierta en la Procuraduría capitalina y en la Contraloría local por el manejo irregular de los recursos públicos. En particular, agregó, se indaga a 12 exsubsecretarios, así como a cuatro exfuncionarios de esa dependencia que ya están en reclusión y que, por las irregularidades cometidas, sumaron un daño al erario por esos 150 millones de pesos.

La mandataria rechazó dar nombres de las personas investigadas, por razones obvias de la indagatoria. Dijo que esto no es un tema político, sino de combate a la corrupción y evitó de esta forma responder si funcionarios de alto nivel del gobierno de Miguel Ángel Mancera, como el excomisionado para la Reconstrucción, Edgar Tünguí, podrían ser detenidos.

Sin embargo, según el expediente del caso, la dependencia investigadora busca también a Edgar Tungüí Rodríguez, y a Felipe de Jesús Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), por el delito de uso ilegal de atribuciones en grado de otorgamiento de permisos.

Sheinbaum detalló que “Hay carpetas de investigación abiertas por muchos más recursos y por completas irregularidades que tienen que ver con un mal uso del servicio público”.

Esto tras la detención en días pasados de Hedilberto Chávez Gerónimo, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas en la administración de Miguel Ángel Mancera, quien fue detenido por agentes de Investigación de la Procuraduría capitalina, acusado de malversación de fondos destinados por el gobierno federal a la Ciudad, así como anomalías en contratos y pagos por más de 3 millones de pesos.

De acuerdo con la carpeta de investigación, el gobierno federal depositó a la Secretaría de Finanzas capitalina más de 3 millones de pesos, no obstante, la Contraloría de la Capital identificó irregularidades en dicha junta donde todas las operaciones eran avaladas por el ahora imputado.

La Crónica