romero

Tras mantenerse como líder del sindicato petrolero en seis sexenios distintos (incluido una fracción del de Carlos Salinas de Gortari y de la actual administración federal), Carlos Romero Deschamps presentó su renuncia como dirigente del gremio que encabezó por 26 años, en medio de una serie de denuncias penales en su contra ante la Fiscalía General de la República (FGR).

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) no hizo un pronunciamiento de manera oficial al respecto, aunque fuentes cercanas a las dirigencias seccionales confirmaron que, en la reunión que duró dos horas, fue aceptada la renuncia de Romero Deschamps y se nombró al diputado priísta Manuel Limón Hernández, ex tesorero y secretario del interior de la agrupación, como secretario nacional interino.

Tras asumir la dirigencia del sindicato en junio de 1993, en diciembre de 2017 el sindicato religió por cuarta ocasión a Romero Deschamps como su secretario general, hasta diciembre de 2024. Durante dicho proceso, aunque se presumió que por primera vez hubo voto libre, los grupos opositores denunciaron que no hubo posibilidad de hacerlo de manera secreta, y acusaron intimidación para coaccionar el sufragio.

Las cientos de denuncias en contra de Romero Deschamps por presuntos desvíos de recursos del sindicato, que podrían ascender a miles de millones de pesos, así como por la opacidad en el manejo de las cuotas que aportan los más de 90 mil trabajadores afiliados al STPRM, siguen su curso en la FGR.

El sindicato tendrá 10 días para notificar el ajuste en su dirigencia a las autoridades federales. De acuerdo con fuentes del gremio, varios de los actuales secretarios de las 36 secciones están apuntados para relevar a Romero Deschamps. Aunque los estatutos establecen que Limón Hernández será interino por ocupar la secretaría del interior, deberá convocarse a un proceso en 90 días.

La Jornada