protestas

La crisis política y social que vive Chile desde hace dos semanas llevó al presidente Sebastián Piñera a anunciar la suspensión de las cumbres del APEC y la COP25, eventos internacionales que el país iba a acoger en las próximas semanas.

Las masivas manifestaciones y las protestas contra la desigualdad y el Gobierno, que han dejado una veintena de muertos, se llevaron por delante la intensa agenda internacional del Ejecutivo en la recta final del año.

“Nuestro gobierno, con profundo dolor porque este es un dolor para Chile, ha resuelto no realizar la cumbre de APEC que estaba programada para el mes de noviembre y tampoco la COP25, que estaba programada para el mes de diciembre”, dijo.

La cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) estaba prevista para el 16 y 17 de noviembre, mientras que la conferencia contra el cambio climático COP25 se iba a realizar del 2 al 13 de diciembre.

Piñera dijo que se trata de una “difícil y dolorosa” decisión que adoptó para poner el foco de acción del gobierno en resolver la delicada situación que atraviesa su país.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, tenían previsto firmar la primera parte del acuerdo comercial bilateral en el marco de la cumbre del APEC. Ayer mismo, la Casa Blanca aseguró que confía en completar el acuerdo en la fecha prevista.

La policía de Chile dispersó la tarde de ayer con gases lacrimógenos a manifestantes que se encontraban protestando en Plaza Italia, en Santiago.

El Heraldo