museo

Los aniversarios de recintos como el del Museo Nacional de Historia (MNH), nos permite hacer una reflexión sobre la importancia y trascendencia que debe tener el museo para no solamente conservar nuestra memoria histórica y proteger nuestras colecciones, sino también para difundir nuestra historia, señaló Cristina Gómez Álvarez, directora del MNH, al inicio de la conferencia Origen y fundación del Museo Nacional de Historia, primera actividad realizada con motivo del aniversario 69 del recinto que este 27 de septiembre celebra 69 años de haberse inaugurado.

El origen del primer museo en México, las primeras colecciones y coleccionistas, la Ley Orgánica que fundó al MNH, los trabajos de adaptación y su inauguración hace casi siete décadas, fueron algunos de los temas que las investigadoras Mónica Martí y María Hernándezcompartieron con el público reunido en el auditorio del MNH, Castillo de Chapultepec.

Un recinto como el Museo Nacional de Historia no puede surgir de la noche a la mañana, indicó la investigadora Ana María Hernández, en ese sentido, Mónica Martí destacó que casi todos los museos tienen su origen en el coleccionismo, el cual ha existido desde el periodo prehispánico.

En un recorrido histórico, Mónica Martí comentó que Francisco Xavier Clavijero fue quien dio la idea de crear un museo mexicano en donde se incluye la colección de Lorenzo Boturini, tres monolitos prehispánicos (la Coatlicue, La piedra de Tizoc, y La piedra del Sol mexica), descubiertos cuando el virrey de Revillagigedo decide arreglar la Plaza Mayor (hoy Zócalo).

En los antecedentes históricos, mencionó que Agustín de Iturbide en 1822, decretó el establecimiento de un conservatorio de antigüedades y un gabinete de historia naturalen el edificio de la Universidad, lo que aseguró la persistencia de la antiguo Museo Virreinal.

Para 1825, dijo, bajo el régimen de Guadalupe Victoria estipula la formación del Museo Nacional con las antigüedades que se habían hallado en la isla de los sacrificios y otras que existían en la capital, para posteriormente crearse un reglamento para el museo.

Dijo que el decreto del 21 de noviembre de 1831, bajo la administración de Anastasio Bustamante se dotó al museo de organización y presupuesto propio, por lo que ya era una función de gobierno que el museo trabajara como tenía que hacerlo.

El decreto puso de manifiesto el interés del Estado mexicano porque se adjudiquen a la nación los bienes culturales encontrados en su territorio, ya no sería tan fácil que los bienes encontrados, sobre todo las antigüedades prehispánicas se las quede cualquiera, ya empieza a pensarse que serán patrimonio de la nación, explicó.

Al hablar de la época del mandato de Maximiliano de Habsburgo, subrayó que el emperador tenía un interés por coleccionar objetos históricos y especímenes de la naturaleza. Evidentemente Maximiliano, al llegar a México, tiene la influencia europea de que los museos tienen una fuerte importancia para la difusión del país a nivel internacional.

Agregó que el archiduque en 1865 hizo un decreto que establece la nueva sede del Museo Nacional y le cambia el nombre. Se trasladó a la antigua casa de Moneda, hoy el Museo Nacional de las Culturas. Fue inaugurado en 1866, al conmemorarse un cumpleaños del emperador y llevaría por nombre Museo de Historia Nacional Arqueología e Historia, pero en 1867, con el triunfo de la República, el museo adopta nuevamente el título de Museo Nacional y tendría un papel más activo en apoyo a la enseñanza, y programas educativos, una herencia que aún tenemos.

Hace 69 años abre sus puertas el Museo Nacional de Historia

Una enorme concurrencia se ubica en la explanada del Museo Nacional de Historia, así se observa en las fotografías de aquel acto de inauguración. Militares, niños, y adultos asistieron al hecho que se quiso asociar a la consumación de la independencia.

En aquella ocasión, destaca María Hernández, se realizó un desfile de banderas históricas que ya eran parte del acervo del museo. El presidente Manuel Ávila Camacho condecoró la Bandera del Batallón Activo de San Blas para que fuera usada como emblema del MNH, mismas que ya eran del acervo del museo, un grupo demilitares las llevaron y de entre ellas las enviaron para ser el emblema del museo.

La investigadora dijo que dicha bandera permaneció exhibida en sala, siempre custodiada por un soldado del Ejército Mexicano, costumbre que terminó en 2004, con la remodelación del Museo.

Recordó que en la inauguración dieron su discurso Jaime Torres Bodet, titular de la Secretaría de Educación Pública y el director del recinto José de Jesús Núñez y Domínguez para posteriormente realizar un recorrido inaugural y que la gente por primera vez visitara las salas de la exposición.

Comentó que los trabajos de acondicionamiento para el museo consistió en el traslado de las colecciones históricas del antiguo Museo de Antropología, Historia y Etnografía, que constataban de 15 mil piezas, entre ellas estaban la colección de virreyes de la Nueva España; el retrato escultórico de Miguel Hidalgo, así como diversos objetos que pertenecieron a Vicente Guerrero, Agustín de Iturbide y Benito Juárez.

Justo es decir que de aquel antiguo Museo Nacional que reunió un acervo cuantioso e importante para la historia del país es el origen de los 5 museos nacionales que hoy tiene el INAH: Museo Nacional de Historia, Museo Nacional de Antropología, Museo Nacional del Virreinato, Museo Nacional de las Culturas y el Museo Nacional de las Intervenciones.

Compartió que el recinto en su historia tiene dos inauguraciones. En 1940 siendo presidente Lázaro Cárdenas se hizo una inauguración simbólica, porque adaptar este edificio al museo fue una tarea que llevó varios años. La construcción estaba ocupada por oficina de la Secretaria de Hacienda, por personas que habitaban en las zonas aledañas, no fue algo sencillo, ni fácil ni rápido, hubo de adaptar el edificio y el gobierno se terminaba, lo que da fe el acta exhibida en la escalinata de mármol.

A los presentes apuntó que el 27 de septiembre de 1944 es el momento en que se concreta la fundación del Museo, porque el público ya accede a sus salas. Si nosotros recordamos, en febrero de 1939 se define dentro de la Ley Orgánica del INAH que el Castillo de Chapultepec forme parte de su patrimonio ese es la primera intención de que se funde el Museo Nacional de Historia, pero del 39 al 44 son casi 5 años que tienen que transcurrir para que se realicen todos los trabajos, que implicó seleccionar colecciones, hacer inventarios, embalarlas, trasladarlas y lo que fue más difícil, adaptar el edifico a museo.

Esto quisimos platicarles, porque nos parece muy importante recordar que un museo no se forma de la noche a la mañana, así como el esfuerzo de muchas personas que tuvieron la visión de que las futuras generaciones, pueden reconocerse e identificarse en una nación, concluyó María Hernández.