pruebas

El Comité de Inteligencia de la Cámara baja estadounidense, con mayoría demócrata, publicó ayer el informe sobre su investigación para abrir juicio político o impeachment a Donald Trump y concluyó que hay “pruebas abrumadoras” de la negligencia del mandatario en sus presiones a Ucrania y de su obstrucción de la labor del Congreso.

La Casa Blanca no tardó en reaccionar, y su portavoz, Stephanie Grisham, opinó que el informe “no refleja más que las frustraciones” de los demócratas y parece “la diatriba de un bloguero”, porque “no hay pruebas de nada”.

“Las pruebas de la negligencia del Presidente son abrumadoras, y también lo son las pruebas de su obstrucción del Congreso”, indica el documento del Congreso.

El informe, de 300 páginas y redactado por la mayoría demócrata (oposición), es el resultado de más de dos meses de investigación en el Comité de Inteligencia sobre las presiones de Trump a Ucrania para que investigara a uno de sus posibles rivales en las elecciones de 2020, el exvicepresidente de EU, Joe Biden y a su hijo Hunter.

Las conclusiones servirán de base para que la Comisión Judicial evalúe las posibles acusaciones, en una histórica prueba de discernimiento político en un caso que divide al Poder Legislativo y al país entero.

El texto describe un “crescendo drástico” en las presiones de Trump a Ucrania desde su llamada de julio al Presidente ucraniano, Vladymir Zelenski, y hasta que el tema salió a la luz en septiembre gracias a la denuncia de un informante anónimo.

En ese plazo, altos cargos estadounidenses –incluidos el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo– se implicaron en “un intento de extraer de un país extranjero los beneficios políticos que buscaba el Presidente”, indica el texto.

Trump ha negado que la suspensión de la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania o su reticencia a programar una reunión con Zelenski tuvieran que ver con su insistencia en que Kiev investigara a los Biden.

Los congresistas también acusan a Trump de orquestar un esfuerzo “sin precedentes” para obstruir la investigación en su contra en el Congreso, una acusación que puede dar pie a un cargo de juicio político específico sobre ese tema.

El Heraldo