gardel

Charles Romuald Gardés, nombre real de Carlos Gardel, nació un día como hoy, pero de 1890. Fue hijo de Berthe Ardés, quien emigró a Argentina con su hijo de casi tres años, y vivió en los barrios bajos de la zona Porteña, frente al Río de la Plata. Según algunos investigadores nació en Toulouse, Francia.

Realizó un gran número de oficios para ayudar a su madre. Llegó a cantar en las esquinas de las calles o en fiestas, y más tarde en bares que operaban en la clandestinidad de Buenos Aires, luego formó un dúo con José Razzano, que duró hasta 1925.

La música le atraía cada vez más y decidió probar suerte en serio en ese ámbito. Así, optó por cambiar la S final de su apellido, en un intento por latinizarlo, y se lanzó de lleno a buscar trabajo en bares y cafés de la época.

La carrera del cantante coincidió con el desarrollo del intrínseco icono cultural argentino: El tango, que era la música, la canción y la danza de los suburbios de Buenos Aires.

Gardel se dio a conocer en 1908 haciéndose llamar “El Morocho”.

También destacaba José Razzano, llamado “El Oriental”, con fama de cantante de tangos.

En 1917, “El Pájaro Cantante de Buenos Aires”, como más tarde se le conoció, con su canción Mi noche triste, de la cual vendió 100 mil copias, alcanzó gran fama en los países latinos y realizó gira por naciones como Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Puerto Rico, Venezuela, Colombia, España, Francia y Estados Unidos.

En 1928, en una visita que hizo a París, se vendieron 70 mil copias de sus discos, y entre 1930 y 1932 inició allí su carrera cinematográfica, durante la cual se trató de destacar su desempeño como cantante.

Gardel registró un total de 770 temas, incluso 514 tangos y su popularidad como intérprete de las baladas melancólicas del género fue confirmada en los años 20 y 30 en los clubes nocturnos y películas.

Entre su filmografía destacan Encuadre de canciones (1930), Luces de Buenos Aires (1931), Espérame (1932), Melodía de arrabal (1932), Cuesta abajo (1934), El tango en Broadway (1934), Cazadores de estrellas (1935), El día que me quieras y Tango bar (1935), por citar algunos títulos.

La élite de Argentina superó su aversión a los orígenes humildes del tango y la sensualidad abierta cuando Carlos Gardel y su música fueron ya extensamente aceptados en Francia y España.

Esa atracción se amplió gracias también a la radio que tocaba algunos de los tangos de la autoría de Gardel como Mano a mano (1920), Desdén (1930) y Melodía de arrabal (1932).

Gardel hizo época también con Caminito, Caminito soleado, Cuesta abajo, Dandy, El día que me quieras, La cumparsita, Adiós muchachos, La última copa, Mi Buenos Aires querido, Uno y uno y Volver, entre otros temas.

La carrera vertiginosa de Gardel se acabó de golpe en 1935, cuando perdió la vida en un accidente aéreo en Medellín, Colombia, el 24 de junio.

Gardel es considerado como uno de los más grandes intérpretes de tangos de la historia, por esta razón el cantante puertorriqueño Jerry Rivera le rindió un tributo con su álbum que contiene los temas del argentino a ritmo de salsa.

El Siglo de Durango