cuentas

La Unidad de Inteligencia Financiera ordenó el bloqueo de cuentas de Luis Cárdenas Palomino, extitular de Seguridad Regional de la Policía Federal cuando Genaro García Luna era secretario de Seguridad Pública.

El exfuncionario, de 51 años, actualmente es investigado por su presunta responsabilidad en los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Sin embargo, el 12 de agosto de 1987, Luis Cárdenas Palomino, fue acusado por un triple homicidio. De acuerdo con versiones periodísticas, el funcionario federal estuvo detenido e incluso fichado por el asesinato “a sangre fría” de un taxista en el entonces DF, a quien junto a dos amigos mató sólo por saber qué se sentía privar de la vida a una persona, y además fue señalado como responsable de otros dos asesinatos. Palomino tenía entonces 18 años de edad, y evitó pisar la cárcel gracias a la intervención del en ese tiempo jefe de la Policía Judicial de la capital del país, Jesús Miyazawa, exintegrante de la Brigada Blanca.

El homicidio del taxista Jesús Palafox Aranda, quien tenía 29 años de edad, quedó impune, pese a “las pruebas contundentes” que se presentaron apoyadas en copias de documentos que surgieron de las investigaciones. Tras el asesinato del taxista —señalan las fuentes—, las autoridades encontraron a dos personas asesinadas con la misma arma que utilizaron Palomino y sus cómplices. Cárdenas Palomino y los otros autores del crimen —René Alavez Rosas, de 18 años de edad, y Octavio Navarro Medellín, de 21— permanecieron prófugos durante 12 días hasta que fueron detenidos por agentes de la Policía Judicial.

Dos años después, en 1989, Cárdenas Palomino ingresó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Después, en 1993, fue elegido para presidir al primer grupo operativo del “Centro Nacional de Control de Drogas” de la extinta Procuraduría General de la República (PGR).
En 1996 se convirtió en el primer jefe del Grupo de Secuestros de la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) de la PGR.

En 2000 fue elegido director General Adjunto de la Policía Judicial Federal y, en 2001 se convirtió en el primer director general de Investigación Policial de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

ContraRéplica