unam

Luego de casi tres meses que empezaron los paros en diversos planteles universitarios, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, afirmó que “no conseguirán desestabilizar a las autoridades”.

Desde antes del inicio de la conferencia la consigna fue que Graue no respondería a los cuestionamientos realizados por medios de comunicación y se limitaría a dar un mensaje.

Aseguró que “la Rectoría a mi cargo actuará con mesura y firmeza. Nunca he tenido temor ni lo tendré. Sé de las limitaciones de nuestra seguridad, pero también conozco la fortaleza moral de la Universidad”.

El decano acusó la existencia de intereses ajenos que tratan de desestabilizar a la UNAM, sobre todo detrás de los actos vandálicos como los ocurridos el martes en Rectoría.

El titular de la máxima casa de estudios aseveró que “se han levantado las actas correspondientes por los destrozos causados en Ciudad Universitaria”.
“Estamos en contacto con las autoridades competentes, exigimos la investigación a fondo de los hechos, desenmascarar a los provocadores y el castigo a quienes resulten responsables”, agregó.

Señaló que el pasado martes se recibió un pliego de demandas de un grupo de estudiantes mujeres de la Escuela Nacional Preparatoria 9.

“Todas sus solicitudes son aceptables y están dentro de nuestra normatividad. Las acepto y yo mismo firmaré la respuesta”, declaró.

Indicó que el martes en la Torre de Rectoría el movimiento por la erradicación de la violencia de género evidenció dos aspectos antagónicos: la demanda por las soluciones prontas y universitarias, y la violencia que solo pretende generar más violencia.

“En una cara de la moneda están las universitarias y universitarios que se expresaron y optaron por acciones y propuestas. En la otra, la provocación con intereses ajenos, que mostró la imposición de voluntades, sinrazones, insultos y destrucción”, dijo.

“A las primeras les pido que se avance asertivamente en el camino institucional, en armonía y diálogo. Que estén ciertas que estamos con las mujeres y en construcción de una nueva universidad”, afirmó.

Mientras que “a los otros, a quienes solo buscan desestabilizarnos, les digo que no lo conseguirán, que tenemos claro lo que buscan, que no lograrán que escalemos con violencia lo espurio de sus pretensiones”.

Recalcó que desde junio de 2016, la administración de la UNAM inició un proceso inédito en la educación superior, con la implantación del protocolo contra la violencia de género, que ha tenido ajustes a sugerencia de sectores de la comunidad universitaria, y gracias al cual la violencia contra las mujeres ha sido visibilizada y cerca de 100 universitarios, entre académicos, trabajadores administrativos y estudiantes, han sido rescindidos o separados definitivamente de sus cargos.

El rector anunció cinco ejes contra la violencia de género en la UNAM: crear un organismo autónomo de la rectoría que atienda esos casos; ampliar el tribunal universitario con perspectiva de género; fortalecer la defensoría de los derechos universitarios; incorporar asignaturas con perspectiva de género e impartir cursos y divulgación de materiales didácticos.

Hasta el cierre de esta edición, se contabilizaron al menos 15 planteles con paro indefinido o solo por algunos días. De éstas siguen en paro indefinido: Facultad de Filosofía y Letras, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Facultad de Artes y Diseño; Escuela Nacional Preparatoria 9, 8 y 3.
Las que están en paro temporal: CCH Vallejo, con paro de 48 horas; Facultad de Arquitectura, Preparatoria 4, 5 y 6 y CCH Naucalpan, de 72 horas, y CCH Azcapotzalco hasta el 21 de febrero.

Mientras que el CCH Sur, la Facultad de Psicología y Escuela Nacional de Trabajo Social se sumaron ayer.

ContraRéplica