miguel

El gobernador Miguel Barbosa Huerta y el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, encabezaron el cierre de puertas de la Capilla Sixtina, proyecto que sumó una asistencia de más de un millón de visitantes. Por lo anterior, el mandatario anunció que planteará una segunda edición de la Capilla Sixtina en Puebla, pero esta vez en el interior del estado.

Tras agradecer el esfuerzo de todos los involucrados en la llegada de la réplica por más de dos meses, dijo que enviará con la pareja ganadora del viaje a El Vaticano una carta de agradecimiento al Papa Franscisco, “le diré gracias a nombre de todos los poblanos por la disposición de El Vaticano de qué llegará la réplica en Puebla, y pediré que le amputaron la pierna por ser un comedor de dulces, pues ya es gobernador de Puebla y le dice gracias”.

Asimismo, el mandatario señaló que los gobiernos son equilibradores de la vida social, por lo que deben apoyar las mejores ideas “vengan de donde vengan”, y la propuesta de traer a Puebla la réplica fue del arzobispo, por lo que pidió un reconocimiento para el mismo.

“Este atrio se llenó de mucha espiritualidad de lo que desprendió este lugar. El gobierno de Puebla está satisfecho por los alcances sociales que se obtuvieron por todos”, destacó.

Tras reconocer emoción, incluso se dijo un poco melancólico, señaló que buscará que la réplica regrese a Puebla, pero se presentará al interior del estado. “No le decimos adiós a esta hermosura y decirle hasta pronto”.

En su mensaje, el arzobispo Víctor Sánchez aseguró que con la instalación de la Capilla Sixtina en Puebla, se acercó el arte a los poblanos. “La réplica de la Capilla Sixtina de Puebla representó una sinfonía entre sociedad, gobierno e iglesia”, resaltó.

Asimismo, el comité organizador de la Capilla Sixtina en Puebla entregaron al gobernador la Cruz Sixtina, como reconocimiento por la colocación de la réplica.

Milenio