trump

El equipo de campaña de Donald Trump demandó al diario The New York Times por difamación tras una columna de opinión publicada hace casi un año que mencionaba un acuerdo entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el mandatario durante su anterior campaña electoral, con el fin de lograr su triunfo en 2016.

La organización Donald J. Trump For President puso la demanda en la Corte Suprema de Manhattan y busca millones de dólares por daños porque, a su juicio, el diario neoyorquino publicó “falsamente” que había una “conspiración con Rusia” como un hecho verídico.

Es la primera vez que Trump o su equipo demandan al grupo de prensa, criticado regularmente por el ex magnate inmobiliario neoyorquino desde el comienzo de su primera campaña presidencial, en 2015.

Trump se queja ante la justicia de una columna de opinión de Max Frankel, ex director ejecutivo del diario entre 1986 y 1994, titulada “El quid pro quo real de Trump con Rusia”, en alusión a la locución latina que significa favor por favor.

¿Y qué decía la columna?

El artículo de Frankel hacía referencia a la investigación del ex asesor especial Robert Mueller, que intentó documentar las evidencias de una campaña de “hackeos” por parte de Rusia agravada con propaganda en las redes sociales que supuestamente buscaban impulsar la candidatura de Trump en 2016 y dañar a su oponente demócrata Hillary Clinton.

“No había necesidad de colusión electoral detallada entre el equipo de campaña de Trump y la oligarquía de Vladimir Putin porque tenían un acuerdo global: el quid de ayuda en la campaña contra Hillary Clinton por el quo de una nueva política exterior pro-rusa”, escribió el periodista en su columna del 27 de marzo de 2019.

En un comunicado, la asesora jurídica de la campaña de Trump, Jenna Ellis, expresó que han decidido demandar porque el New York Times dijo que la campaña tenía un “acuerdo general con la oligarquía de Vladimir Putin para ayudar a la compaña contra Hillary Clinton a cambio de una política exterior pro-Rusia y un alivio en las sanciones económicas”.

“Cuando publicó esos comentarios, NYT sabía muy bien que no eran ciertos”, escribió el equipo de campaña en un documento firmado por su abogado, Charles Harder, sin precisar que la columna apareció en la sección de opinión del periódico. “Pero NYT lo publicó de todos modos, sabiendo que eran falsos y que engañarían a sus propios lectores”, añadió.

La decisión de publicar la columna fue tomada “debido a la orientación extrema del NYT y de su animosidad contra el equipo de campaña” de Trump, pero también para “influenciar la elección presidencial en noviembre de 2020”.

“El equipo de Trump acudió a la justicia para castigar a un columnista por tener una opinión que ellos consideran inaceptable”, respondió una vocera del New York Times en un comunicado enviado. “Felizmente la ley protege el derecho de los estadunidenses a expresar juicios y conclusiones, en particular cuando se trata de hechos de importancia para la opinión pública”, indicó.

Horas antes, The New York Times no había valorado la demanda del presidente de Estados Unidos.

Milenio