paco

Francisco Gabriel de Anda, quien fuera director deportivo de Chivas, habló sobre su salida del equipo rojiblancos, los cuales se debieron a los problemas internos que había en ese entonces.

“Sí era una basura y yo por eso me hice a un lado. Es mi punto de vista”, declaró Paco de Anda para Futbol Picante de ESPN.

En un intercambio de palabras con David Faitelson, De Anda aseguró que no quedó mal con personas como Matías Almeyda y Amaury Vergara,ya que su gestión será recordada por ganar la Concachampions.

“Yo llegué cuando Chivas tenía un torneo, pasaron 10 fechas y no había ganado, y estaba en la zona de Concacaf en cuartos de final y, el señor Jorge Vergara me dijo ‘Paco, quiero la Liga de Campeones de la Concacaf’, fue mi asignación y para eso llegué”.

Paco de Anda dijo que fue él quien decidió que llegara José Saturnino Cardozo al banquillo de Chivas tras la salida de Matías Almeyda y lo eligió porque cubría con las características que necesitaban.

“Recomendé a Cardozo. En la última llamada que tengo con Matías, me dice que busque técnico, me piden que sea menor de 50 años, y consideré que necesitaba el equipo una persona de la calidad de Cardozo. Entrevisté a Palencia, a Torrente, que dije que a Torrente no lo entrevistaría porque no lo contrataría y se queda Cardozo”.

En el programa también estaba presente el ex directivo rojiblanco José Luis Higuera, quien estará como panelista en este programa deportivo, aunque él no quiso decir que Chivas era una basura, sí declaró que había problemas internos.

“No sé si esa es la palabra, pero había intereses, había desacuerdos, porque un equipo grande genera muchas complicaciones y no había situaciones que pudieras fácilmente arreglar”, mencionó Higuera.

Parte de esta situación interna que había en el Rebaño se debió a que no había comunicación en la directiva, y donde los roles de trabajo no eran respetados, pues Higuera se metía en el tema deportivo y Matías Almeyda en lo económico.

“Vivimos un proceso en el que ya no podíamos hablarnos, tuvimos un par de reuniones como grupo completo, con el propio Amaury (Vergara) y había ya una falta de comunicación por no decir una sordera institucional, todos opinábamos de todo y no había comunión”.

Milenio