autopsia

Científicos de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido desarrollaron una técnica no invasiva para realizar una autopsia.

Esta es una novedosa técnica de las varias que se estudian en diversas partes del mundo, consiste en realizar sólo una incisión en el cuello y apoyarse en un escáner de tomografía computarizada, o TC, para detectar, desde afuera, traumas, fracturas y cánceres en el cuerpo.

Hasta ahora los científicos han probado esta técnica en 33 cadáveres y ha alcanzado 80% de éxito en los resultados que determinan el motivo del fallecimiento.

Sin embargo, para estudiar a fondo el corazón mediante esta técnica se requiere de otro método consistente en realizar una pequeña incisión en el cuello a fin de insertar un catéter en las arterias coronarias; luego se inyecta aire y después una tinta blanca. Se vuelve a utilizar el escáner en busca de señales detalladas que determinen la enfermedad cardíaca.

La doctora Sarah Saunders, a cargo de la investigación, indicó que este año se harán otras pruebas con el propósito de establecer total eficacia: «Este es un enfoque muy diferente a la autopsia. Lo primero que necesitamos es una base significativa de pruebas para convencer a nuestros colegas patólogos y a los jueces de instrucción de que la autopsia de TC proporciona exactamente la misma información que la tradicional». Sin duda esta técnica habría que desarrollarse mejor, pero no deja de ser una buena alternativa médica, sobre todo para quienes son contrarios a la técnica común.

Revista Muy Interesante