juan

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, volvió a presidir una sesión del Parlamento fuera de la sede del Legislativo, tras no poder superar ayer un muro policial en el este de la capital, mientras que el chavismo mostró músculo de nuevo e hizo marchar a miles de simpatizantes.

Además, las fuerzas de seguridad de Venezuela frenaron el avance de la marcha opositora con gases lacrimógenos y un diputado de la oposición fue detenido por agentes de las fuerzas especiales.

Guaidó agregó que en la movilización iban profesores y trabajadores del gremio de la salud, por lo que les dijo a los agentes que “es el momento de ponerse del lado del pueblo”.

Horas después de finalizada la sesión del Parlamento, los legisladores Renzo Prieto, Zandra Castillo y Ángel Torres fueron aprehendidos en un hotel del este de la ciudad por agentes de las Fuerzas de Acciones Especiales, dijo la Asamblea Nacional en su cuenta de Twitter.

Luego Castillo y Torres fueron liberados, pero Prieto permanecía detenido, se desconocía su paradero, dijeron los parlamentarios en libertad.

Por su parte, el dirigente oficialista Diosdado Cabello restó importancia a lo ocurrido en la protesta convocada por Guaidó.

“Hicieron actos de violencia para tomarse una foto, lo que querían era la foto, porque ellos creen que con un ‘selfie’ van a tumbar al gobierno”, ironizó Cabello ante una multitud de partidarios de Maduro.

Los manifestantes chavistas gritaron consignas contra Guaidó, calificándole de “traidor” por considerarlo instigador de las sanciones de EU contra el país y su debilitada industria petrolera.

La tensión política y los ataques contra opositores fueron mencionados ayer por la Alta Comisionada Michelle Bachelet en la actualización oral de su informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Además señaló que la cifra de venezolanos que emigran continúa aumentando.

El Heraldo