urano

William Herschel (1738-1822) pasará a la Historia por el descubrimiento definitivo del planeta Urano. Herschel en sus inicios fue militar y participó en la Guerra de los 7 años (1754-1763). Sin embargo, su experiencia militar no duró mucho y se trasladó a vivir a Inglaterra, donde desempeñaría un buen trabajo como músico. Posteriormente, en torno a 1774, le regalaron un libro de astronomía que provocó que se enamorara de la profesión de astrónomo y comenzara a observar el cielo por su cuenta.

Herschel se construía sus propios telescopios, por los cuales alcanzaría una gran fama debido a su calidad y tamaño. Con uno de los telescopios que el mismo fabricó, Herschel descubrió el planeta Urano en el año 1781. Gracias a ello consiguió un puesto como astrónomo real en la corte del rey Jorge III de Inglaterra. A partir de 1782, y tras recibir un Catálogo Messier (Catálogo de objetos celestes observados por Charles Messier), Herschel comenzaría a observar el cielo todas las noche. Así llegó a crear su propio catálogo, publicado a principios del siglo XIX, convirtiéndose en el mayor observador astronómico de la Historia de la Humanidad.

Teorías del descubrimiento del planeta Urano

Herschel observaba con mucho detenimiento el cielo nocturno y el 13 de marzo de 1781 un objeto concreto le dio curiosidad. Al cabo de 5 días de observación, Herschel reportó ese objeto a la Royal Society donde afirmó haber encontrado un cometa. Generalmente, cuando están muy lejos los cometas no desarrollan su famosa cola, y tienen un aspecto muy similar al planeta Urano y al planeta Neptuno. Obviamente estos no se conocían, lo que provocó que Herschel lo considerase un cometa. famosa cola, y tienen un aspecto muy similar al planeta Urano y al planeta Neptuno. Obviamente estos no se conocían, lo que provocó que Herschel lo considerase un cometa.

El otro aspecto que lo dio a conocer como un cometa es que se movía en el cielo, dando por hecho que tenía una órbita. Sin embargo, las dudas comenzaron a aparecer desde el principio. El 23 de abril de 1781 Neville Maskelyne (1732-1811), astrónomo y amigo de Herschel, comenzó a sospechar que se trataba de un planeta, debido a que su órbita era muy diferente a la de un cometa y demasiado similar a la de los demás planetas. Tras varias observaciones, Herschel se dio cuenta de que el cometa no desarrollaba cola y que su órbita no correspondía a un cometa sino a un planeta, por lo que llegó a la conclusión en 1783 de que lo hallado era realmente un planeta del Sistema Solar, el planeta Urano.

Consecuencias del descubrimiento del planeta Urano

El descubrimiento del planeta Urano es quizás el más importante de los hallazgos astronómicos del siglo XVIII. Por primera vez en la Historia de la Humanidad se halló un planeta más allá de la órbita de Saturno, lo cual rompió definitivamente la concepción de los límites del sistema solar y abrió el camino a la astronomía y ciencia contemporánea. Al descubrirse Urano, se comprobó que el Sistema Solar era más grande de lo imaginado y se comenzó una carrera por buscar sus límites. Ello conllevó al descubrimiento del planeta Neptuno en 1846 desde el observatorio de Berlín.

A Herschel le reportó notables ganancias y una silla en la Royal Society. Gracias a su nueva posición, Herschel dejó la música como profesión y definitivamente se dedicó como profesional a la astronomía, convirtiéndose en la persona que más objetos celestes ha descubierto hasta la fecha.

Este descubrimiento también provocó una disputa por el nombre del nuevo planeta. Herschel lo denominó El planeta del rey Jorge en homenaje al rey de Inglaterra, Jorge III. Sin embargo, los franceses no aceptaron este nombramiento, pues era tradición que los nombres planetarios estuvieran relacionados con la mitología romana. En un principio los franceses y también los españoles, entre ellos Saturnino Montojo (1796-1856), lo denominaron Herschel en honor a su descubridor y con la sugerencia de Urano como nombre. Finalmente en 1850 se reconoció a nivel internacional el nombre de Urano para el nuevo planeta.

Historiae