medidas

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunció nuevas medidas que serán implementadas en la capital a partir de esta semana para prevenir la multiplicación de los contagios por COVID-19.

Entre las acciones destacan la cancelación de todos los eventos de más de mil personas, la medida que está sierndo orientada en colaboración con operadores privados como el Auditorio Nacional y la Arena Ciudad de México se toma pese a que la CDMX aún se encuentra en la Fase uno del virus, puesto que los 18 casos confirmados se han presentado por importación.

Informó que desde la semana pasada las medidas preventivas de sanitización en el transporte público se han reforzado; pues al inicio y final de la jornada de transporte, se realiza una limpieza profunda en pasamanos, asientos y tubos.

La Unidad de Sanidad Internacional en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue reforzada con la presencia de 5 médicos, por turno, de la Secretaría de Salud capitalina que tiene presencia en las salas de migración, además de un protocolo que se tiene con las aerolíneas para identificar y atender a personas que presenten síntomas como fiebre o tos.

Asimismo, el sistema de atención Locatel fue fortalecido con 15 médicos capacitados y formados por la Secretaría de Salud local para dar información médica a la ciudadanía, principalmente a quien estuvo en contacto con alguna persona que haya visitado un país con más casos de COVID-19.

Sheinbaum aseguró que la metrópoli está preparada para afrontar una Fase 2 o 3 puesto que todas las medidas que se toman al respecto obedecen a protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Gobierno Federal y la Secretaría de Salud.

“Estamos preparados en la Ciudad de México; además están los hospitales nacionales de salud en la Ciudad de México que atienden estos casos, como Nutrición, como el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, y nosotros tenemos cuatro hospitales que ya tenemos establecidos para poder atender en caso de que creciera el número de enfermos graves”, reiteró.

Por su parte secretaria de salud, Oliva López Arellano comentó que el sistema de salud local está equipado para poder enfrentar las fases siguientes por lo que ya se han hecho estimaciones de cuántas camas se requerirían y cómo se podría hacer un conversión y expansión hospitalaria, ambos, mecanismos que se utilizan en contingencias.

Por lo que remarcó que la secretaría a su cargo cuenta con un presupuesto extra de 100 millones de pesos disponibles para enfrentar la contingencia.

Con respecto a la aplicación de las pruebas para detectar contagios por Coronavirus López Arellano afirmó que, si la gente tiene síntomas respiratorios, “lo más probable es que sea catarro común, bronquitis, influenza o alguno de los tipos de influenza, pero muy difícilmente COVID-19”

La Crónica