pasión

La alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, informó hoy que será cancelada la tradicional representación callejera y en espacios abiertos de la Pasión de Jesucristo como medida contra el Covid-19.

Señaló que la celebración se realizará de forma simbólica en un espacio cerrado, con una participación mínima de actores, y que se transmitirá por el sistema de televisión público de la Ciudad de México y redes sociales.

“Se suspende la representación en el Cerro de la Estrella y la procesión en las calles de Iztapalapa”, dijo Brugada.

En conferencia de prensa realizada la tarde de este martes, la funcionaria dijo que la medida fue tomada para atender de manera estricta las recomendaciones de las instancias de salud para evitar la concentración de personas.

Acompañada del Comité Organizador de Semana Santa en Iztapalapa, que integra a pobladores de los ocho barrios de la alcaldía, Clara Brugada dio lectura a nueve puntos en los que se explican las medidas y las acciones en torno a la suspensión de la representación.

Dijo que “por este año, se regresará al origen de la tradición, con la r epresentación de las estaciones tradicionales del Viacrucis”.

Además se cancelarán las actividades comerciales, ferias, romerías y espectáculos que anualmente se instalan alrededor de la jornada conmemorativa, que este año cumpliría 177 años. A la par, se llevará a cabo un operativo de seguridad para que estas medidas se acaten.

Exaltó lo importante que es para el pueblo de Iztapalapa esta representación “histórica”, pero, dijo, está en manos de la alcaldía, el gobierno de la ciudad y el Comité Organizador “una gran responsabilidad en el momento en el que nos encontramos”.

Por eso, para “preservar la salud de nuestro pueblo” y controlar la propagación del coronavirus, se decidió cancelar la representación en vivo de la Pasión.

“Estas medidas permitirán cumplir con la recomendación de la Secretaría de Salud. Invitamos a las más de 2 millones de personas que acuden todos los años a presenciar esta muestra cultural de nuestro México profundo a seguirla a través de la televisión y por internet”.

La Jornada