captan

Muchas veces, las aficiones que nos acompañarán por el resto de nuestro vida comienzan a formarse desde que somos pequeños, gracias a los estímulos que recibimos de nuestros padres y nuestra propia observación del entorno. Tal parece ser el caso de la pequeña Kiki Wolhuter, una niña de dos años que, desde la cuna, muestra una extraña fascinación por las hienas.

Ahora, sus padres liberaron un video que se volvió una sensación en redes sociales, pues se puede observar a la bebé jugar despreocupada con estos animales salvajes, por supuesto bajo supervisión de los adultos. Su amor por las hienas, cuentan sus padres proviene de un regalo que recibió en la cuna, cuando ellos le dieron un peluche de hiena que hasta el momento la acompaña en todas sus aventuras.

La pequeña Kiki vive con su familia, en Sango Wildlife Conservancy, Zimbabue, un santuario para animales en el corazón de África, en el que su padre, un cineasta de vida salvaje experto en hienas, está a acostumbrado a filmarlas en su hábitat natural desde hace años.

Según su padre, de nombre Kim, las hienas son criaturas muy inteligentes y, al no alimentarlas, solo acuden a él por afecto y para jugar.

En este entorno no es de extrañar que a la pequeña Kiki le llamen tanto la atención las hienas que haya querido conocerlas. El caso es que su padre aceptó la propuesta y quiso filmar el encuentro en vídeo.

El clip es uno de los videos que más ha llamado la atención estos días en redes sociales y en él se puede ver a la niña jugando con un palo mientras un grupo de hienas jóvenes se acercan a ella, curiosas, como si fueran cachorros de perro dispuestos a jugar.

Milenio