pompeo

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, afirmó este miércoles que usará “todas las herramientas” a su disposición para repatriar a los dos estadounidenses detenidos en Venezuela por su supuesta implicación en unos fallidos ataques marítimos contra el Gobierno.

“Si el régimen de (Nicolás) Maduro decide retenerles, usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para traerles de vuelta”, amenazó Pompeo en una rueda de prensa.

Además, cuestionó que efectivamente dos de los detenidos sean estadounidenses tal y como ha afirmado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien les identificó como Airan Berry y Luke Denman, ambos exsoldados de las fuerzas especiales de EEUU que supuestamente estaban trabajando con la empresa de seguridad SilverCorp con sede en Florida.

“Vamos a trabajar en esto. Se trata de un tema consular, en el sentido de que siempre que un ciudadano estadounidense es detenido en algún lugar, trabajamos para repatriarle. Estamos empezando a ver el proceso y a averiguar si, de hecho, son estadounidenses y a partir de ahí veremos qué camino seguir”, dijo Pompeo.

No obstante, EEUU lleva sin representación diplomática en Venezuela desde mediados de marzo de 2019, cuando Maduró cortó lazos diplomáticos con ese país después de que reconociera como presidente interino de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, que ha recibido el apoyo de más de medio centenar de naciones.

Actualmente, Suiza ejerce como poder protector de la embajada de EEUU en Caracas, es decir, protege el edificio y, además, puede ofrecer servicios consulares a los estadounidenses que se encuentran en Venezuela, por lo que cualquier mediación para detener a los detenidos probablemente pasaría por la confederación helvética.

“SI HUBIÉRAMOS ESTADO IMPLICADOS HABRÍA SIDO DIFERENTE”

Pompeo no contestó a preguntas sobre si ha mantenido alguna comunicación con el Gobierno de Maduro, pero insistió en que no hubo implicación “directa” de EEUU en los ataques, tal y como ya dijeron este martes el presidente de EEUU, Donald Trump, y el secretario de Defensa, Mark Esper.

“No hubo una implicación directa de EEUU en esta operación, si hubiéramos estado implicados habría sido diferente”, manifestó Pompeo con sorna y entre risas.

Maduro, en el poder desde 2013, ha responsabilizado de los fallidos ataques al sector de la oposición que se aglutina bajo la figura de Guaidó, así como a EEUU y Colombia.

Según el vicepresidente de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, Guaidó negoció con SilverCorp una expedición que supuestamente tendría como fin derrocar a Maduro, algo que niega el propio Guaidó, quien a su vez responsabiliza a Maduro de las muertes que se produjeron en las incursiones.

La primera incursión, que se intentó a través de las playas del costero estado de La Guaira, se saldó con ocho muertos y dos detenidos.

Posteriormente, en una segunda incursión marítima a través del céntrico estado Aragua fueron arrestadas trece personas más, entre ellas los estadounidenses Berry y Denman, a quienes el Gobierno venezolano califica como “mercenarios”.

Desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, en enero de 2017, la relación bilateral con Venezuela se ha tensado y EEUU ha llegado a ofrecer una recompensa de 15 millones de dólares por Maduro, contra el que ha presentado cargos por narcotráfico.

EEUU fue el primer país del mundo en reconocer en enero de 2019 al líder opositor Juan Guaidó como jefe de Estado interino de Venezuela y, desde entonces, ha liderado una campaña internacional para aislar a Maduro mediante la imposición de sanciones.

MSNNoticias