maduro

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, apremió ayer a la comunidad internacional a pronunciarse en contra de las agresiones de Estados Unidos a la república bolivariana, al tiempo que su par estadunidense, Mike Pompeo, renovó su llamado a que renuncie el presidente Nicolás Maduro.

El canciller venezolano calificó de “incoherente” el accionar de Pompeo por no asumir la responsabilidad sobe la fallida “invasión marítima” a cargo de “mercenarios” ocurrida el pasado domingo en medio de la crisis sanitaria por el Covid-19.

Maduro, a su vez, aseguró que las frágiles comunicaciones entre Venezuela y Estados Unidos, cuyas relaciones diplomáticas están rotas desde 2019, “se cortaron” tras el fallido operativo. Los enlaces de comunicación se cortaron. No contestan los WhatsApp ni los teléfonos. Están mudos”, dijo a Telesur.

En un tuit, Arreaza acusó a la administración de Donald Trump de dar luz verde para la captura y asesinato de Maduro, y afirmó que la orden de detención emitida por Estados Unidos contra el mandatario y otros altos funcionarios del gobierno fue “el preludio de la invasión” del pasado fin de semana.

Se refirió al contrato que el ex boina verde Jordan Goudreau, director de la firma de seguridad privada Silvercorp firmó con el líder opositor Juan Guaidó. “Las piezas encajan. Firmantes del famoso contrato de octubre 2019 confiesan que el objetivo era detener a miembros del gobierno que tienen órdenes de captura emitidas por la justicia estadunidense dadas a conocer en marzo 2020. Esa fue la luz verde para las acciones de violencia”, explicó Arreaza.

Por lo pronto, son 23 los detenidos por su participación en la Operación Gedeón, entre ellos los estadunidenses Luke Denman y Airan Berry, informó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Presentó un video en el cual Berry relata que su función fue entrenar a unas 60 personas en el poblado colombiano de Riohacha, y que luego en Venezuela tenía como misión asesorar al grupo rebelde y tomar un aeropuerto capitalino al que llegarían varios aviones. Agregó que entre los objetivos estaba el asesinato de Maduro.

Berry, identificado como miembro de las fuerzas especiales del ejército estadunidenses, mostró una copia del contrato que el lunes difundió desde el exterior Goudreau, quien aseguró que el acuerdo fue suscrito por Guaidó, el congresista opositor Sergio Vergara, que huyó el año pasado del país luego de que le abrieron un proceso, y el asesor político venezolano Juan José Rendón.

La Jornada