taxi

La organización Taxistas Unidos señaló que en CDMX hay aproximadamente 220 mil familias que dependen del transporte público, entre ellos 150 mil taxistas, 30 mil microbuseros y autobuses y 40 mil conductores de aplicaciones, que hasta la semana pasada reportaron una disminución en sus ingresos del 80 por ciento y hoy no generan nada.

Ante esta situación, el organismo demandó a la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum la suspensión inmediata de pagos de multas por servicios afuera de los hospitales, así como de pago a los Centros de Transferencia Modal (Cetram).

Los trabajadores de la citada organización piden además incorporar a sus agremiados al programa de seguro de desempleo publicado el pasado martes 5 de mayo en la Gaceta Oficial, denominado, “Apoyo para personas residentes de la Ciudad de México que perdieron su empleo formal durante la emergencia derivada del SARS-CoV-2”.

Asimismo demandan “la intervención ante la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles, para que suspendan el cobro y la inmovilización de vehículos destinados al transporte público que tengan pagos atrasados durante los meses de abril y mayo”.

La organización indicó que mediante una pequeña y representativa comisión de las organizaciones agremiadas, el próximo 13 de mayo planean entregar al Gobierno de la Ciudad de México los padrones de los ciudadanos afectados por “el Quédate en Casa”.

La Jornada