calle

Una vez que el semáforo epidemiológico por el Covid-19 de la Ciudad de México llegue al color anaranjado, lo cual se prevé ocurra a mediados de junio, podrán reiniciar actividades restaurantes, hoteles y servicios religiosos, pero con horarios y días de trabajo escalonados y un aforo de 30 por ciento de su capacidad; mientras que cines y teatros podrán operar a 50 por ciento de su aforo.

El Programa Gradual de Regreso a la Nueva Normalidad establece que en ese escenario también podrán reanudarse los eventos deportivos, pero sin público y previa prueba de Covid-19 a los atletas; parques y explanadas podrán abrir a 30 por ciento de su capacidad.

Cuando se alcance el color amarillo, lo cual se prevé ocurra en julio, dichos establecimientos podrán incrementar su aforo al 60 por ciento de su capacidad total, así como los espacios públicos; podrán reabrir tiendas departamentales y corporativos con ese mismo porcentaje de aforo, así como el regreso a las oficinas de gobierno.

Será cuando se llegue al color verde, lo cual se calcula ocurra en agosto, cuando puedan abrir bares, antros, centros nocturnos y gimnasios. En todos los casos se deberán mantener medidas de distanciamiento e higiene para la contención de contagios del coronavirus.

La Jornada