vacuna

El gobierno de la Ciudad de México anunció que, como parte del Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad, la capital del país creará un nuevo protocolo para la aplicación de pruebas rápidas para la detección del COVID-19.

Con esta medida se buscará aumentar el número de pruebas tanto rápidas como serológicas, mismas que deben estar debidamente aprobadas por la Cofepris, para monitorear el aumento de contagios y la detección de portadores asintomáticos, posterior a que la capital salga del semáforo rojo y a fin de evitar brotes importantes.

Sin embargo, José Antonio Peña Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública reiteró que este aumento de pruebas no representará la aplicación masiva de pruebas, sino que significaría un incremento en la aplicación de pruebas a personas que se haya identificado pudieran tener contacto con algún caso confirmado de Coronavirus

“Es importante enfatizar pues que no se trata de pruebas masivas, es decir, se tiene que incrementar el número de pruebas y así se está trabajando, pero, sobre todo, para fortalecer el seguimiento epidemiológico de cara a la apertura”, explicó Merino.

Por su parte la mandataria local detalló que idea es poder tener un seguimiento epidemiológico que permita aislar a las personas que son positivas para que no sigan infectando

“Las personas que pudieran haber estado en contacto con otras se les realizará la prueba para ver si tenemos que aislarlas, porque a lo mejor son asintomáticos, pero resulta que son positivos y entonces van a infectar a otros”, dijo.

La Crónica