porfirio

Porfirio Díaz renunció a la presidencia de México el 25 de mayo de 1911 en el marco de la Revolución mexicana.

El 5 de octubre de 1910 se Francisco I. Madero hizo publico el Plan de San Luis, un manifiesto que convocaba a levantarse en armas el 20 de noviembre de 1910 contra el gobierno de Porfirio Díaz y la reivindicación de las tierras de los campesinos. Entre el 8 y 9 de mayo de 1911 los revolucionarios tomaron Ciudad de Juarez y para el 21 de mayo se firmaron los Tratados de Ciudad Juárez en el que Porfirio Díaz se comprometía a renunciar al cargo.

Decenas de personas apostadas en las calles esperaban la renuncia con carteles en manos que decían: “Renuncia” y “Viva Madero”. Al caer la noche las personas volvían a sus hogares pero apenas salía el sol estas se apostaban frente frente a la fachada del teatro Iturbide, hoy en día la Cámara de Diputados.

El 25 de mayo de 1911, el caudillo Porfirio Díaz renunció a la presidencia de México presentando una carta ante la Cámara de Diputados:

A los CC. Secretarios de la H. Cámara de Diputados.

El Pueblo mexicano, ese pueblo que tan generosamente me ha colmado de honores, que me proclamó su caudillo durante la guerra de Intervención, que me secundó patrióticamente en todas las obras emprendidas para impulsar la industria y el comercio de la República, ese pueblo, señores diputados, se ha insurreccionado en bandas milenarias armadas, manifestando que mi presencia en el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo, es causa de su insurrección.

No conozco hecho alguno imputable a mí que motivara ese fenómeno social; pero permitiendo, sin conceder, que pueda ser culpable inconsciente, esa posibilidad hace de mi persona la menos apropósito para raciocinar y decir sobre mi propia culpabilidad.

En tal concepto, respetando, como siempre he respetado la voluntad del pueblo, y de conformidad con el artículo 82 de la Constitución Federal (v)engo ante la Suprema Representación de la Nación a dimitir sin reserva el encargo de Presidente Constitucional de la República, con que me honró el pueblo nacional; y lo hago con tanta más razón, cuando que para retenerlo sería necesario seguir derramando sangre mexicana, abatiendo el crédito de la Nación, derrochando sus riquezas, segando sus fuentes y exponiendo su política a conflictos internacionales.

Espero, señores diputados, que calmadas las pasiones que acompañan a toda revolución, un estudio más concienzudo y comprobado haga surgir en la conciencia nacional, un juicio correcto que me permita morir, llevando en el fondo de mi alma una justa correspondencia de la estimación que en toda mi vida he consagrado y consagraré á mis compatriotas. Con todo respeto.

México, Mayo 25 de 1911.

Porfirio Díaz

En la mañana del día siguiente, es decir el 26 de mayo, Porfirio Díaz partió de México de manera clandestina. Díaz junto a su familia se dirigieron al puerto de Veracruz desde donde partirían en barco con destino a París, Francia.

Historia