minnesota

Después de una nueva noche de disturbios y saqueos, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha anunciado que el toque de queda nocturno impuesto el lunes por la noche se mantendrá durante el resto de la semana, después de que los altercados durante las protestas por la muerte de George Floyd en la ciudad la víspera se saldaran con al menos 700 detenidos, según la cadena ABC News. Por su parte, Trump ha arremetido contra la gestión del gobernador y el alcalde de Nueva York y ha insistido una vez más en que se despliegue la Guardia Nacional.

En rueda de prensa, De Blasio ha criticado los incidentes registrados el lunes en distintos puntos de la ciudad. “No lo aceptaremos, vamos a combatirlo y vamos a arreglarlo”, ha afirmado tajante, anunciando que el toque de queda que se impuso el lunes se mantendrá el resto de la semana entre las 20.00 y las 5.00 horas.

“Anoche vimos cosas que no aceptaremos”, ha afirmado el alcalde, en referencia a los ataques contra tiendas de lujo así como al hecho de que un agente fue arrollado por un vehículo, entre otros sucesos. “Estoy harto de las personas que atacan la ciudad de Nueva York”, ha sostenido, “al infierno con todos ellos, no me importa si son de derecha, de izquierda o de centro”.

“No toleraremos violencia de ningún tipo ni toleraremos ataques contra policías”, ha prometido De Blasio

Respecto a los ataques contra agentes, De Blasio ha insistido en que es “inaceptable y no representa a las personas de esta ciudad”. “Cualquiera que ataque a un agente nos ataca a todos nosotros”, ha recalcado. “No toleraremos violencia de ningún tipo ni toleraremos ataques contra policías”, ha prometido.

“Sé que la gente quiere paz y que quieren cambio”, ha admitido el alcalde neoyorquino. “Sé que superaremos esto”, para lo cual ha pedido a los líderes comunitarios que den un paso al frente y “se hagan cargo”. “No permitáis que personas de fuera ataquen vuestra comunidad”, les ha conminado, asegurando que él estará a su lado.

Por otra parte, De Blasio ha vuelto a expresar su rechazo al despliegue de la Guardia Nacional en Nueva York, algo en lo que ha vuelto a insistir este martes el presidente, Donald Trump. El alcalde ha considerado que, puesto que están armados y no conocen la ciudad, ello podría plantear “un escenario peligroso”.
Trump arremete contra la gestión

Por su parte, el presidente de Estados Unidos ha arremetido de nuevo contra el gobernador de Nueva York, Andrew Coumo, y el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, por la situación vivida durante las protestas y lo ha comparado con la ausencia de “problemas”, según él, registrada en Washington.

“Ayer fue un mal día para los hermanos Cuomo”, ha escrito en su Twitter. “Nueva York se perdió ante los saqueadores, matones, la izquierda radical y todas las demás formas de escoria y chusma”, ha valorado, lamentando que el gobernador rechace su “oferta de una Guardia Nacional dominante”.

El presidente ha puesto en contraposición a esta situación la vivida en Washington donde, según él, “no hubo problemas anoche” aunque sí “muchos arrestos”. “Gran trabajo por parte de todos. Fuerza abrumadora. Dominio”, ha escrito en otro mensaje, destacando que en Mineápolis, donde falleció George Floyd mientras era detenido, la situación también fue “magnífica”.
Polémica visita de Trump a una iglesia

Trump no ha hecho ninguna alusión a la polémica suscitada por su visita a una iglesia próxima a la Casa Blanca, lo que obligó a las fuerzas de seguridad a desalojar por la fuerza a manifestantes pacíficos que se encontraban en la zona.

En declaraciones a la CNN, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ha reconocido su sorpresa, “y francamente enfado”, porque “personas que no estaban violando el toque de queda y que no parecían haber provocado un ataque, fueran atacadas por parte de las fuerzas de seguridad federales, que recibieron instrucciones de limpiar el camino para el presidente”.

“En ningún momento pensamos que fuera adecuado que personas que no habían violado el toque de queda ni ninguna otra cosa recibieran tal tratamiento”, ha insistido. Preguntada sobre la posibilidad de que el Ejército se desplegara en la capital para ayudar a la Policía, Bowser ha considerado que sería “inapropiado”.

“La Policía tiene poderes policiales y traer al Ejército a hacer tareas policiales es inapropiado, en cualquier estado, en Estados Unidos, sin el consentimiento del gobernador y sería inapropiado en Washington”, ha recalcado.

Economíahoy.mx