iberdrola

De ser un discurso de campaña, los ataques del presidente Andrés Manuel López Obrador a Iberdrola se han arreciado en el último mes.

El presidente ha querido encontrar en la empresa a un enemigo público, en tanto su gobierno ha pretendido montar un cerco a as inversiones privadas en el sector energético. Y de paso asociar a sus enemigos políticos con la empresa española haciendo énfasis en las puertas giratorias.

En el caso particular de Ibedrola, López Obrador ha sido reiterativo en sus conferencias de prensa en mencionar una relación laboral entre la firma y la exsecretaria de energía en el sexenio del presidente Felipe Calderón, Georgina Kessel Martínez, así como con el expresidente mismo.

Apenas el 12 de junio, el presidente llegó a decir que si su homólogo Donald Trump le hubiera preguntado por lo que pasa en el sector energético en México, éste hubiera contestado: “Voy a explicar cómo esta empresa Iberdrola tiene de funcionaria a la que fue secretaria de Energía y llegó a tener, no sé si todavía está, de consejero de su empresa a un expresidente de la República (Felipe Calderón). Una cosa vergonzosa”, dijo López Obrador.

El presidente también se ha valido para atacar a los medios que le critican mediante el discurso contra Iberdrola.

“Por eso una exsecretaria de Energía es directiva, empleada de Iberdrola; un expresidente llegó a ser consejero de la empresa Iberdrola de España. Esto no sucede en ninguna parte del mundo y es increíble que en el Reforma no se diga ni pío sobre esto y se defienda a esas empresas que han abusado, que han afectado el interés público”, dijo ayer el presidente y hoy ha despotricado contra el diaroi español El País, por supuestamente, ser parte de una campaña financiada por Iberdrola en su contra.
¿Dominancia del mercado?

“¿Saben cuántas empresas tiene Iberdrola, de España? ¿cuántas plantas de generación de energía eléctrica? Veinte, domina casi la mitad del mercado de la energía eléctrica particular en el país”, cuestinó López Obrador el 16 de junio.

Sin embargo, los datos del presidente no serían correctos. Iberdrola apunta tener 10 plantas de ciclos combinados y 5 de cogeneración, una capacidad total de 8,543 megavatios (MW). En tanto que prepara la construcción de 766 MW más.

En cuanto al mercado de las energías renovables, Iberdrola es sólo la cuarta compañía con más plantas en México, con siete plantas que utilizan energías limpias.

Las energías verdes en México son dominadas por la empresa italiana Enel, con 11 plantas y una capacidad de generación de 2,048 MW, de acuerdo con datos de asociaciones de energías renovable.

Por otro lado, el presidente ha negado que sus esfuerzos estén dirigidos hacia la estatización del sector.

“Hay una campaña hasta en los periódicos más famosos del extranjero, que vamos a estatizar. ¡No! Lo que estamos haciendo es poniendo orden y acabando con la corrupción, que existía en la CFE, influyentismo, corrupción, sobreprecios”, dijo el presidente el 20 de mayo.

La lucha por las energías limpias ahora se desenlaza en los tribunales. Más de una veintena de firmas han ganado suspensiones a la prohibición del gobierno de que nuevas plantas realicen pruebas preoperativas en el sistema électrico, una revés que es impugnado en el Poder Judicial por el Centro Nacional de Control de Energía.

López Obrador está decidido emprender esa lucha legal: “Pues vamos a seguirla, a continuarla, porque se les pasó la mano, abusaron las empresas, me da pena decirlo, pero sacaron mucha ventaja de los pasados gobiernos”, dijo el 12 de junio.

Economíahoy.mx