miguel

A poco menos de dos meses para cumplir su primer año como gobernador de Puebla, el titular del Ejecutivo estatal Miguel Barbosa se dijo satisfecho de “los logros” obtenidos en seguridad pública durante su gestión.

Durante su participación en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, de visita en la entidad, el mandatario señaló que a diferencia de agosto de 2019, ahora la percepción de inseguridad ha cambiado para bien entre la ciudadanía poblana.

“Hoy hay una percepción totalmente distinta, no lo estoy diciendo yo, ahí están las cifras, no como razones que yo pueda dar inexistentes, y vamos caminando, tenemos una estrategia, para detener a los que se han mencionado”.

Afirmó que su administración no tiene identificada la presencia de algún cártel nacional de narcotráfico en el estado, pero mencionó que las bandas delictivas locales son igual de peligrosas, por lo que seguirá combatiendo la inseguridad.

“No tenemos identificado un cártel nacional trabajando en Puebla, pero hay grupos delicuenciales tan violentos como un cártel nacional, sí todo el tiempo hay que estar combatiendo la seguridad pública, hay mucho por hacer, pero actuando de buena fe, sin corrupción y con mucho firmeza vamos a ir dando pasos muy firmes”.

Barbosa Huerta añadió que desde que relevó a Miguel Ildefonso Amezaga de la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y asumió el cargo Raciel López Salazar, el combate a la inseguridad se ha hecho de manera frontal, con más de mil detenidos desde entonces y la disolución de 62 bandas en toda la entidad.

“Tomamos decisiones en la reestructuración de nuestro sistema de seguridad pública, a partir de ese momento se hizo un combate frontal a la inseguridad que se ha traducido de marzo a este momento en más de mil detenidos, en la disolución de más de 62 bandas en todo el estado, y hoy señor presidente, no hay crímenes cruentos en Puebla”.

En cuanto a feminicidios durante su gobierno, aseguró que ningún caso se ha quedado sin atender, pues cada feminicida se encuentra en prisión o está siendo perseguido por las autoridades.

Milenio