autoridades

Banorte fue el ganador de la licitación del seguro contra huracanes para playas y arrecifes de Quintana Roo, cuya póliza tuvo un costo de 4 millones 995,000 pesos.

Así lo dio a conocer la Secretaría de Ecología Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo, la cual informó que después de convertirse en el 2019 en la primera entidad a nivel mundial en adquirir un seguro paramétrico que protege arrecifes y playas en caso de huracán, ayer lunes se definió que Banorte ganó la licitación para renovar la contratación de ese seguro.

El año pasado, la licitación fue ganada por Grupo Financiero Afirme, cuyo seguro abarca del 1 de junio del 2019 al próximo 1 de julio del 2020.

Esta vez la prima del seguro no excedió los 5 millones de pesos y tendrá una cobertura de aproximadamente 40 millones en caso de un huracán nivel 5. Para categorías más bajas o ciclones de menor intensidad, la cobertura se estima entre 18 a 30 millones de pesos, informó SEMA.

El seguro paramétrico tiene como fin minimizar las pérdidas económicas en caso de un desastre natural y garantizar fondos para financiar la restauración de playas y arrecifes. La zona asegurada de 167 kilómetros va desde Tulum hasta las costas de Holbox, cubriendo también Isla Mujeres y Cozumel.

Los arrecifes mantienen la industria turística de Quintana Roo brindando una valiosa protección costera contra las tormentas, reduciendo la erosión de las playas, produciendo arena blanca y atrayendo a más de 1 millón de buceadores y buzos al año, expuso SEMA.

Acciones contra el sargazo

Por otra parte, SEMA informó que parte de la protección a la costa incluye las labores de contención del sargazo. Para este 2020 las proyecciones establecen que el recale de esta alga será equivalente al del 2017 y menor al del 2018 y el 2019, y que empezará a llegar a partir de los meses de verano.

Esteban Amaro, director de la Red de Monitoreo y uno de los científicos que integran el Comité Técnico Asesor (CTA) del gobierno de Quintana Roo para el sargazo, informó que la depresión tropical Amanda y la tormenta tropical Cristóbal favorecieron en días pasados el recale del sargazo que se encontraba acumulado y flotando cerca de las costas.

“Esta situación se observó en casi toda la línea costera de Quintana Roo; al norte desde Punta Cocos en Holbox, hasta el sur en el Canal de Zaragoza en Xcalak, límite de la frontera sur de México con Belice”.

Con base en esas estimaciones, el gobierno de Quintana Roo empezó a activar sus brigadas ciudadanas, protocolos en municipios y centros de hospedaje de la costa, así como recursos y equipos.

En conjunto con los municipios del estado, el gobierno de la entidad traspasó a la Secretaría de Marina una inversión de 195 millones 634,000 pesos para la construcción, adquisición y reparación de equipo.

De este presupuesto, 109 millones se destinaron el año pasado a la construcción de seis sargaceras; a la compra de 4,252 metros de barreras de contención, cuatro barredoras de playa y tres tractores; además, a la reparación de una sargacera y un buque, refacciones, gastos de operación y equipo de almacenamiento de información.

Casi la mitad de ese presupuesto, 50 millones de pesos, fue para la reparación del buque Natans, la cual no ha concluido y lleva un avance de 94%; seguido por la construcción de las seis sargaceras, en las cuales se invirtieron 30 millones, y la compra de barreras de contención de sargazo, con casi 20 millones de pesos.

Para este año se destinó una inversión de 85 millones 634,000 pesos, con los cuales se van a construir cinco sargaceras, se van a comprar 5,119 metros de barreras, 17 motores fuera de borda y un tractor, informó SEMA.

El Economista