reactivación

La pandemia elevó el clamor en Estados Unidos contra el presidente Donald Trump, mientras que en Gran Bretaña la reapertura de bares desató parrandas que ponen en riesgo medidas de prevención contra el COVID-19.

Las celebraciones del 4 de julio, Día de la Independencia, se redujeron en Estados Unidos, pero el país registró 43 mil 742 nuevos contagios de COVID-19 y 252 fallecidos en las 24 horas previas, según la Universidad Johns Hopkins. Los tres días anteriores habían sido marcados por récords de nuevos casos.

El presidente Donald Trump busca minimizar la gravedad, lo cual exaspera a autoridades de los estados del sur y sureste, en donde el virus contagia a más gente.

El COVID-19 viene esparciéndose desde hace varias semanas en Estados Unidos. En pocos días, el estado de Florida registró 100 mil casos nuevos, mientras que Arizona bate récords de hospitalizaciones y las unidades de cuidados intensivos de Houston, Texas, están saturadas.

Los “mensajes mezclados” del presidente son un problema, dijo la alcaldesa de Phoenix, en Arizona, Kate Gallego.

“Trump estuvo en mi comunidad, optó por no usar mascarilla y realiza grandes eventos mientras trato de que la que gente no salga” de casa y evite multitudes, dijo Gallego, reflejando la exasperación de autoridades de varios estados.

Banderas estadounidenses quemadas y el derribo de una estatua de Cristóbal Colón en Baltimore fueron algunas de las escenas registradas en las últimas horas en protestas en distintas partes de Estados Unidos, con motivo del Día de la Independencia y el fuerte discurso que pronunció el presidente Donald Trump.

El coronavirus infectó a más de 2.8 millones de personas y mató a 129 mil 676 en Estados Unidos, de lejos el país más golpeado por la pandemia, por delante de Brasil (64 mil 265 fallecidos), Reino Unido (44 mil 198) e Italia (34 mil 854).

La pandemia dejó al menos 530 mil 865 muertos en el mundo desde la aparición de la enfermedad, a finales de diciembre en China, según fuentes oficiales.

En América Latina, convertida en epicentro de la pandemia, México es la segunda nación con más víctimas mortales, sólo detrás de Brasil.

En Europa, el continente más enlutado por la pandemia con casi 200 mil decesos, hubo retrocesos en sus etapas hacia una cierta normalidad.

Por ejemplo, la reapertura de pubs en Inglaterra, después de más de tres meses de confinamiento, provocó desmanes y situaciones “peligrosas” en la noche del sábado, y hace temer un rebrote de la epidemia del nuevo coronavirus.

“La muchedumbre empezó a llegar hacia las 13 horas y rápidamente todo quedó fuera de control” relata Rafal Liszewski, la gerente de una tienda en una de las calles más animadas del barrio londinense de Soho.

Cabe recordar, por ejemplo, que hace dos semanas, más de mil 500 personas han dado positivo en el nuevo coronavirus en el matadero de Toennies, en Rheda-Wiedenbrueck, en Alemania, y miles de personas estaban en cuarentena para tratar de frenar el brote.

Los residentes de Guetersloh y partes del condado vecino volvieron a quedar bajo las mismas restricciones que había en todo el país en marzo y abril, durante las primeras fases de la pandemia.

Mientras que Portugal, un país que había sobrellevado la pandemia, registró siete nuevos fallecidos por coronavirus, por lo que ya suma mil 609 muertos.

El Financiero