LADY

En estado de ebriedad, una joven protagonizó una pelea en una combi del transporte público de Morelia, Michoacán, escándalo por el que la apodaron #LadyCombi en redes sociales.

A través de una denuncia difundida en Facebook, una usuaria de la Ruta Azul exhibió a una joven que, sentada junto al conductor de la unidad, fumaba y bebía cerveza sin importar la presencia de los otros pasajeros.

En una combi de las azules, así vamos, con una chica toda ebria y va fumando”, dice la usuaria que grabó lo ocurrido.

Al percatarse de que era captada por la cámara de un celular, la mujer en estado etílico, quien más tarde fue identificada en redes sociales como Wendy G., pide no ser grabada y al chofer le ordena detener la marcha para bajar e introducirse en la parte trasera de la combi.

El conductor accede, abre la puerta trasera y la mujer, reta a los golpes a la usuaria que protestaba por su comportamiento, prohibido en el transporte público del estado.

“Te bajas o ¿qué onda? Mira dejar de grabar o te doy un vergazo”, amenaza la joven alcoholizada a la usuaria y a una menor de edad que al ver la situación, tomó el celular para continuar la grabación de los hechos.

Enfurecida, con bebida y cigarro en mano, la joven en estado inconveniente se lanza a golpes sobre la otra usuaria, y es hasta entonces cuando el conductor interviene, aunque lo hace únicamente para pedir que no se grabe el altercado.

En ambos videos se observa que previo al conflicto, el trabajador de la combi no intercede para evitar la confrontación ni para solicitar a la usuaria agresora que abandone la unidad.

La Comisión Coordinadora del Transporte Público informó que la unidad donde ocurrió la riña, fue la número 63 de la Ruta Paloma Azul, por lo que el concesionario y el chofer ya se encuentran plenamente ubicados y se les impondrá una sanción y multa de hasta 4 mil 300 pesos.

Marco Antonio Lagunas, titular de la Cocotra, resaltó que además de no evitar la agresión, en al menos tres ocasiones posibles, el chofer no procuró las medidas sanitarias, pues la mujer que infringió las reglas, además de fumar y beber adentro de la combi, no portaba cubrebocas.

El Heraldo