proceso

El juez federal Artemio Zúñiga Mendoza vinculó a proceso a Emilio Lozoya por operaciones con recursos de procedencia ilícita en el caso de la compra irregular de la planta Agro Nitrogenados.

Sin embargo, el exdirector de Pemex no pisará la cárcel ya que el juez le impuso como medida cautelar seguir en vigilancia en el hospital donde se encuentra actualmente internado desde el día que fue extraditado.

Además, deberá usar brazalete localizador, entregar su pasaporte y no podrá salir del país “se pretende garantizar la presencia del imputado para que siga compareciendo en este proceso”, indicó el juez ya que existe el riesgo de que se sustraiga a la acción de la justicia.

Por lo anterior, deberá acudir regularmente a firmar en el Reclusorio Norte.

Adicionalmente, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó el cierre de investigación en 6 meses ya que se requieren mayores datos de prueba con asistencia internacional para conseguir los documentos de apertura de cuentas en las Islas Vírgenes y de Maria del Carmen Ampudia, datos del SAT, estados de cuenta de ella, así como de la empresa Altos Hornos de México y solicitar a la Unidad de Inteligencia Financiera la información financiera de Tochos Holding.

El periodo finalmente fue concedido por el juez.

El día de mañana, Emilio Lozoya enfrentará una segunda audiencia en la que se le darán a conocer los cargos que enfrenta por el caso Odebrecht.

Se declaró inocente

El exdirector de Pemex, hoy en proceso judicial, Emilio Lozoya Austin, se declaró inocente de los delitos que le imputa la Fiscalía General de la República y aseguró que ha sido “sistemáticamente intimidado”.

A once días de su llegada a México extraditado desde España, se llevó a cabo la primera audiencia ante el juez de control, en la que la Fiscalía presentó su formulación de imputación por el caso de la venta irregular de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados de Altos Hornos de México (AHMSA) a Pemex con un sobrecosto multimillonario.

La audiencia se llevó a cabo de manera virtual dado que Lozoya se encuentra internado en el hospital y los medios tuvieron acceso a ella mediante un chat de whatsapp que puso a disposición el Consejo de la Judicatura Federal.

En este primer encuentro se dio a conocer que el exfuncionario está siendo atendido en al Hospital Ángeles del Pedregal, nosocomio privado que se encuentra al sur de la Ciudad de México, y según la Fiscalía, se le está dando atención por anemia grado 3 y por síndrome de barret, una aflicción del esófago que ya le había sido diagnosticada por médicos en España antes de su traslado a México.

“Demostraré que no soy culpable”

Luego de que la Fiscalía detallara una triangulación de recursos por 3.4 millones de dólares de AHMSA a favor de Lozoya y de su hermana Gilda Susana, el exdirector de Pemex dijo que demostrará “que no soy responsable ni culpable de los delitos que se me imputan”.

Añadió que ha sido “sistemáticamente intimidado, presionado, instrumentalizado”, aunque no hizo referencia a quién o quiénes se refería. “Denunciaré y señalaré a los autores de estos hechos y vuelvo a reiterar mi compromiso con las autoridades del Estado Mexicano”, declaró.

Las acusaciones de la FGR

La FGR lo acusó de haber comprado una casa en la colonia Lomas de Bezares en la Ciudad de México por 34 millones de pesos que provinieron de los sobornos de AHMSA, hechos que Lozoya negó, y afirmó que dicha propiedad ya había sido declarada ante la Secretaría de la Función Pública antes de convertirse en director de Petróleos Mexicanos.

La Fiscalía lo acusó de haber adquirido una casa mediante un soborno de Alonso Ancira, director de Altos Hornos de México arrestado en España, a quien luego devolvió el favor con la compra por parte de Pemex de una planta de fertilizantes inservible.

Según el relato del Ministerio Público, Ancira pagó en 2012 tres millones de dólares a una cuenta en Suiza de Gilda Lozoya, hermana de Emilio Lozoya, quien utilizó 1.55 millones para comprarse una casa en la Ciudad de México a finales de ese mismo año.

Además, la Fiscalía argumentó que Gilda Lozoya en aquel entonces no tenía la edad suficiente como para realizar ese tipo de contratos.

“En ese momento la beneficiaria fue su hermana Gilda Lozoya, sin embargo, llamó la atención que en ese momento ella era estudiante, por lo que no era apta para ser la representante de esa cuenta por los recursos que se manejaban”, argumentó la FGR.

En diciembre de 2013, cuando Lozoya ya dirigía Pemex, la petrolera estatal compró a Ancira con un sobreprecio la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados, en el estado de Veracruz, que llevaba 14 años abandonada.

Pemex aprobó la compra por 455 millones de dólares y otros 200 millones para su rehabilitación y modernización, pero según la Fiscalía una nueva planta hubiera tenido un costo de entre 200 y 300 millones de dólares, por lo que había un “acuerdo” con Ancira.

En su intervención, Lozoya respondió que no es “responsable ni culpable” de estas acusaciones además de que la compra de la casa fue anterior al relato de la Fiscalía y la declaró debidamente cuando asumió la dirección de Pemex en diciembre de 2012.

Finalmente, la FGR realizó un resumen de las acusaciones contra Emilio Lozoya donde destacó que la compra de la planta de Agro Nitrogenados provocó daños a Pemex por un monto de 150 millones 862,374 dolares.

“La afectación negativa al patrimonio de pemex por disminución de patrimonio financiero Proagroindustrias SA de CV no ha generado los flujos suficientes para afrontar las deudas bancarias contraidas, por lo tanto Pemex por ser garante de esa empresa ha tenido un impacto negativo en su patrimonio por haber destinado a la fecha recursos por un importe de 150 millones 862,374.10 dolares y 578 millones de pesos para capitalizar a Agroindustias SA de CV para cumplir con compromisos de deuda y operación”.

De acuerdo con la FGR la actuación de Emilio Lozoya causó un daño a la paraestatal “contable negativa por la obsolencia del inmueble y fuera de operación desde 1999”.

Economíahoy.mx