miguel

Pese a que el pasado viernes el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, colocó a Puebla en semáforo rojo y alerta máxima por contagios covid-19, el gobernador Miguel Barbosa aseguró que a partir del viernes 7 de agosto arrancará una fase escalonada de desconfinamiento y reactivación económica.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario señaló que el modelo de regreso de actividades no esenciales que podrán regresar se construirá entre el gobierno estatal y la federación, pues de esa manera se tomarán “decisiones acertadas”.

“Quedamos de construir en esta semana un modelo de regreso de actividades en Puebla para el día 7 de agosto, vamos a hacer una propuesta, el viernes a más tardar, federación y estado juntos, vamos a construir esto y lo vamos a dar a conocer”.

Sin embargo, afirmó que es “riesgoso” permitir la reapertura económica ante un posible rebrote de contagios de coronavirus, lo que obligaría a cerrar de nuevo; pero también lo es no reabrir ante la presión social “muy fuerte” que hay en torno al tema, pues aseguró que su gobierno “es sensible y vamos a probar”.

Respecto a la vigencia de decretos que restringen algunas actividades y el funcionamiento de establecimientos, comentó que los que lo requieran serán modificados para adaptarse a este proceso, pero el uso de cubrebocas y la sana distancia seguirán vigentes.

“En todo caso vamos a modificar decretos, no vamos a anular los decretos, para poder ir de manera progresiva y paulatina reincoporando las actividades, no hay condiciones para un regreso pleno”.

Respecto a los sectores que podrán reaperturar, Barbosa Huerta dejó en claro que las Secretarías de Gobernación, de Trabajo y de Economía anunciarán oportunamente cuáles serán, pero adelantó que restaurantes, librerías, papelerías, establecimientos comerciales y “comercios que provoquen movilidad económica” serán incluídos.

Milenio