trump

Dos tercios de los votantes estadounidenses registrados se oponen a retrasar las elecciones presidenciales del 3 de noviembre debido a la pandemia de coronavirus, y más de la mitad piensan que el presidente Donald Trump planteó la idea de posponerlas la semana pasada para beneficiarse políticamente, según encuestas realizadas por Reuters/Ipsos y publicadas el miércoles.

La encuesta de opinión pública nacional se realizó del 31 de julio al 4 de agosto, poco después de que Trump dijera, sin aportar pruebas, que un aumento en el voto por correo llevaría a un fraude generalizado de los votantes y sugiriera que se retrasaran los comicios.

La idea fue rechazada inmediatamente por los demócratas y los republicanos en el Congreso, que tienen la autoridad exclusiva de cambiar la fecha de las elecciones.

La mayoría de los estadounidenses también rechazaron la sugerencia del presidente. La encuesta mostró que el 66% de los votantes registrados se oponen a posponer la votación de noviembre, incluyendo 8 de cada 10 demócratas y 5 de cada 10 republicanos.

Otro 23% de los votantes registrados, la mayoría republicanos, apoyarían un aplazamiento de las elecciones y el 11% dijeron que no estaban seguros.

Otra encuesta de Reuters/Ipsos realizada el 3 y 4 de agosto mostró que el candidato demócrata, Joe Biden, supera a Trump por 10 puntos porcentuales en el apoyo entre los votantes registrados, a menos de 100 días de las elecciones presidenciales.

Una mayoría simple, del 44%, cree que Biden sería mejor que Trump para dirigir a la nación en su respuesta ante la pandemia.

Al ser preguntados por qué pensaban que Trump quería posponer las elecciones, el 54% de los votantes registrados sugirieron que la intención de Trump era tener más posibilidades de ser reelegido.

Un 42% dijo que Trump “piensa que tendrá más posibilidades de ganar si se posponen las elecciones” y un 12% dijo que el presidente “quiere distraer al país de la pandemia y la economía”.

Otro 21% dijo que pensaban que Trump estaba preocupado por el fraude electoral, y el 10% dijo que Trump “quiere proteger a los estadounidenses de la propagación del coronavirus en los colegios electorales”.

Los estadounidenses se mostraron divididos por líneas partidistas sobre las intenciones de Trump. Los demócratas sospechan en gran medida que el presidente intenta beneficiarse políticamente y los republicanos coinciden en gran medida con la lógica de Trump de proteger la integridad de las elecciones del país.

Algunos expertos jurídicos advirtieron que los repetidos ataques de Trump podrían socavar la fe de sus partidarios en el proceso electoral y podría hacer más difícil que aceptaran los resultados en caso de que perdiera.

La pandemia del coronavirus, que ha infectado a millones de estadounidenses y ha matado a más de 155,000 personas en el país, ha transformado drásticamente el panorama político de Estados Unidos.

La preocupación por el virus ha inquietado a muchos votantes que habían planeado votar presencialmente y ha dado lugar a un volumen sin precedentes de papeletas por correo durante las contiendas a la nominación presidencial de este año. Las críticas a su respuesta a la pandemia también han reducido la popularidad de Trump entre el pueblo americano.

Alrededor del 57% de los estadounidenses dijeron que desaprobaban la forma en que Trump estaba lidiando con la pandemia de la covid-19, mientras que el 38% la aprobaba, según la encuesta realizada entre el 3 y 4 de agosto.

El sondeo de Reuters/Ipsos se realizó de forma online, en inglés, en todo Estados Unidos. La encuesta del 31 de julio al 3 de agosto recogió respuestas de 882 votantes registrados, mientras que otros 964 votantes registrados respondieron en una encuesta separada entre el 3 y 4 de agosto. Las encuestas tienen un margen de error, una manera de medir la precisión de los sondeos, de más o menos 4 puntos porcentuales.

Economíahoy.mx