selva

Un equipo de geocientíficos del Instituto Alfred Wegener (Alemania) para la Investigación Polar y Marina, ha proporcionado una perspectiva nueva y sin precedentes sobre la historia climática de la Antártida: los rastros de una selva tropical.

En un núcleo de sedimento recolectado en el mar de Amundsen, Antártida occidental, en febrero de 2017, el equipo descubrió los indicadores de la selva tropical preservada del Cretáceo, que incluía una gran cantidad de polen y esporas de plantas y una densa red de raíces.

Asimismo, los escaneos del sedimento mostraron que el suelo contenía una densa red de raíces fosilizadas.

Por su parte, Johann Klages, del Centro Helmholtz del Instituto Alfred Wegener, dijo que el clima puede haber sido comparable con los bosques templados de la parte noroeste de la isla sur de Nueva Zelanda.

Estos restos de plantas confirmaron que, hace aproximadamente 90 millones de años, la costa de la Antártida Occidental alojó bosques templados y pantanosos donde la temperatura media anual era de aproximadamente 12 grados centígrados: un clima excepcionalmente cálido para una ubicación cerca del Polo Sur.

«Acabamos de ver que probablemente encontramos algo muy especial y resultó ser cierto durante nuestros análisis de los siguientes dos años y medio», dijo Klages.

Los investigadores suponen que este calor solo fue posible porque no había una capa de hielo antártico y porque la concentración de dióxido de carbono atmosférico era significativamente más alta que la indicada por los modelos climáticos hasta la fecha.

Por otro lado, la coautora del estudio, Tina van de Flierdt, del Imperial College de Londres, Reino Unido, expresó que el descubrimiento excepcional ha abierto una nueva visión de la Antártida en este momento.

«Incluso durante los meses de oscuridad, las selvas tropicales templadas y pantanosas pudieron crecer cerca del Polo Sur, revelando un clima aún más cálido de lo que esperábamos», dijo en un comunicado.

Finalmente, el estudio proporciona datos climáticos y ambientales directamente evaluables más meridionales del Cretácico y plantea nuevos desafíos para los modeladores climáticos de todo el mundo.

Klages expresó que ahora se dedicarán a crear modelos más detallados basados ​​en los hallazgos:

«Las condiciones templadas alrededor del Polo Sur son difíciles de simular por modelos porque en comparación con las temperaturas en los subtrópicos y los trópicos se están volviendo demasiado cálidas.»

El estudio se publicó en la revista Nature.

Revista Muy Interesante