cascada

Imágenes satelitales de la NASA muestran que a principios de febrero, la cascada más larga de Ecuador, la cascada de San Rafael, la más alta de la nación sudamericana, parece haber desaparecido.

¿Pero por qué?

Con una caída de agua de 150 metros, el río y las caídas atraviesan una espesa zona de bosque nuboso en la intersección de la Cordillera de los Andes y la cuenca del Amazonas.

De acuerdo con información del Earth Observatory de la Nasa, la cascada más larga del Ecuador dejó de fluir el 2 de febrero de 2020.

Las imágenes muestran las cataratas y la cuenca circundante mientras el agua todavía fluía el 4 de agosto de 2014 (izquierda) y después de que se detuvo el 15 de marzo de 2020 (derecha).

Estas imágenes fueron adquiridas por Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8. La siguiente imagen muestra una fotografía de las cataratas el 28 de noviembre de 2012.

Según informes, un gran sumidero apareció en el río Coca unos metros antes de las cataratas y desvió el curso de agua.

Ahora, el agua cae en tres secciones separadas y en una pendiente menos empinada, que no se puede ver desde las estaciones de observación ubicadas alrededor de la cascada original.

Los investigadores creen que las tres corrientes podrían causar erosión en el origen del canal y crear un río aguas arriba, lo que podría cambiar la topografía del valle.

Por el momento, la causa del sumidero está bajo investigación.

De acuerdo con el sitio de la Nasa, algunos geólogos piensan que la deformación se produjo de forma natural, mientras que otros investigadores sospechan que puede estar vinculada a la nueva construcción de la mayor central hidroeléctrica del país.

En una entrevista para el sitio MNN, Emilio Cobo, coordinador del Programa de Agua de América del Sur de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), expresó:

«Cuando un río pierde sedimentos, el agua aumenta su capacidad erosiva, un efecto llamado ‘aguas hambrientas’».

Agregó: «Todos los ríos transportan sedimentos erosionados de los suelos y rocas sobre los que pasan. Todas las represas y embalses atrapan parte de este sedimento, especialmente materiales pesados, y privan al río río abajo de su carga normal de sedimentos».

Ahora, la Cascada de Agoyan, una vez la segunda más grande de Ecuador, ahora es la nueva reinante.

Revista Muy Interesante